Desarticulan una célula que daba apoyo a ETA

Habría actuado en Madrid y Málaga
(0)
19 de diciembre de 2001  

MADRID (ANSA).- La policía española desarticuló ayer el comando de apoyo de la célula que colocó coches bomba en los aeropuertos de Madrid y Málaga al detener a siete presuntos colaboradores de ETA e incautar 50 kilos de dinamita en el País Vasco, operación que coincidió con el hallazgo de un automóvil cargado de armas.

El Ministerio del Interior informó del desmantelamiento en una operación desarrollada en Zumárraga y Urretxu (Guipúzcoa) pese a la fuga de los tres integrantes de la célula itinerante, Ismael Berasategui, Xavier Zabalo y Ainhoa Barbarin, responsables de acciones terroristas en diversos puntos de España y radicada en la provincia vasca de Guipúzcoa.

La policía atribuye a esta célula la colocación de tres coches bomba en julio y agosto últimos: uno en el aeropuerto de Málaga, que fue desactivado, otro en el aeropuerto madrileño de Barajas, que explotó sin causar víctimas mortales, y un tercero en la localidad turística de Salou (Tarragona), que provocó importantes daños materiales. Los tres atentados se enmarcaron dentro de la campaña veraniega de ETA.

Armas y algo más

La policía se incautó durante los registros de seis departamentos de unos 50 kilos de dinamita, así como armas, material para la fabricación de explosivos, teléfonos celulares y planos de varias ciudades españolas y francesas, algunas de ellas donde la célula ya cometió atentados.

Esta operación policial coincidió con el hallazgo por parte de la Guardia Civil de un coche cargado con armas y 169 millones de pesetas (unos 938 mil dólares) en la autopista A-8, entre Bilbao y Behobia, abandonado presuntamente por dos etarras que huyeron a pie al percatarse de un control policial en la autopista.

En Francia, la policía detuvo en Auch, en colaboración con la española, a cuatro presuntos miembros del aparato logístico de ETA encargados de impartir cursillos y formar a nuevos militantes del grupo armado.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.