Desconcierto y desazón de los políticos argentinos

Varios pidieron que reviera su decisión
Laura Capriata
(0)
14 de octubre de 2011  

Sorpresa y desazón. Esos eran ayer los sentimientos entre la clase política argentina tras el anuncio de la decisión del ex presidente uruguayo Tabaré Vázquez de retirarse de la actividad política.

Mientras la Casa Rosada mantenía un estricto silencio sobre el tema, dirigentes de la oposición consultados por La Nacion coincidieron en que las declaraciones del ex mandatario uruguayo sobre la posibilidad de un conflicto armado con la Argentina fueron desafortunadas, pero no consideraron que fueran motivo suficiente para que dejara la política. Varios hasta le pidieron que revisara su decisión de retirarse.

"Es una persona de cualidades políticas y personales extraordinarias, y creo que debería revisar su decisión de alejarse de la política", expresó el candidato presidencial de Unión para el Desarrollo Social (Udeso), Ricardo Alfonsín.

El postulante radical opinó que Tabaré Vázquez no debería haber contado que lo preocupaba una guerra con la Argentina, pero consideró que lo hizo "sin mala intención".

Desde el socialismo, un partido que, como la UCR, se considera muy afín al Frente Amplio uruguayo, también lamentaron mucho la decisión del ex presidente.

"El marco de sus declaraciones no fue oportuno ni acertado, pero lamento que se retire. Es una figura importante en la política de Uruguay y de América latina", sostuvo Mónica Fein, intendenta electa de Rosario y mano derecha del gobernador santafecino, Hermes Binner.

En el otro lado del arco ideológico, dirigentes cercanos al jefe de gobierno porteño Mauricio Macri tuvieron una mirada similar. "Tiene que revisar su posición, es una de las principales figuras de la política sudamericana y ha sido un ejemplo de democracia y progreso en el Río de la Plata", opinó, alarmado, Federico Pinedo, jefe del bloque de diputados de Pro.

Pinedo explicó que su postura sobre el manejo del gobierno argentino en el conflicto siempre fue muy crítica. "El disparate fue haber llegado a ese nivel de conflicto, pero la confesión de Tabaré no lo desmerece a él, porque tenía que gobernar un país", lo justificó .

Vázquez también recibió elogios desde las filas del candidato a gobernador bonaerense de Udeso, Francisco de Narváez.

"Me sorprendió la confesión. Me cuesta creer que Uruguay pueda pensar en un conflicto bélico con nosotros, pero lamento que haya tomado esa decisión porque dirigentes de su talla siempre son importantes", señaló a La Nacion Graciela Ocaña, candidata a diputada nacional en las listas de De Narváez.

Sólo en el duhaldismo tuvieron una mirada un poco más crítica hacia el ex mandatario uruguayo. "Es un disparate que haya pensando en una guerra. [Néstor] Kirchner no le atendía el teléfono, pero no era para tanto", dijo el candidato presidencial Eduardo Duhalde (Frente Popular).

Su candidato a gobernador bonaerense, Eduardo Amadeo, defendió la decisión de Vázquez, porque consideró que se enmarca en la línea de la dirigencia uruguaya de "ser muy cuidadosos con su credibilidad" ante la sociedad, y opinó que actuó en coherencia con la cultura política de su país.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.