Desmienten en Perú un rebrote de Sendero

Hubo varios choques aislados
Hubo varios choques aislados
(0)
27 de agosto de 2001  

LIMA.- El gobierno de Alejandro Toledo se vio forzado en los últimos días a desmentir ante el Congreso que Sendero Luminoso esté preparándose para intensificar la lucha armada, luego de insistentes denuncias de ministros, sectores políticos y de medios de comunicación sobre un eventual resurgimiento del grupo terrorista.

Aun así, las autoridades continúan combatiendo a la organización, y ayer detuvieron a un presunto miembro del grupo que era buscado desde hace doce años.

El ministro del Interior del Perú, Fernando Rospigliosi, negó el jueves ante el Congreso cualquier resurgimiento de Sendero Luminoso y reiteró que la organización limita hoy su actividad a la región cocalera de Huallaga, las márgenes del río Ene y la provincia de Vizcatán.

El mismo presidente Toledo negó también inmediatamente que Sendero se haya fortalecido y aseguró que no le "temblará la mano" para actuar con firmeza contra los grupos subversivos.

El funcionario hizo énfasis en que la decisión del gobierno de Alejandro Toledo es ir a esos lugares a enfrentar a "rezagos" que "no se pueden quedar ahí indefinidamente".

Por pedido especial de los congresistas, el ministro hizo la exposición como un capítulo especial dentro de la presentación que realizó ante el Parlamento el gabinete de Toledo.

La solicitud llegó luego de combates e incidentes armados aislados en el distrito de San Martín de Pangoa, que llevaron al ministro de Defensa peruano, David Waisman, a afirmar que su país estaba "frente a un rebrote del terrorismo". También algunos sectores políticos, incluidos los vinculados con el régimen de Alberto Fujimori, mencionaron esos combates como evidencia de un supuesto "resurgimiento senderista" derivado, según ellos, de descuidos del gobierno interino de Valentín Paniagua y de la actual administración.

Comandante capturado

Sin embargo, el titular del Interior recordó que la acción en San Martín de Pangoa, el 7 del actual, en la que murieron cuatro policías y unos 15 "senderistas", fue producto de la resistencia de los extremistas a una operación policial previamente programada. La precisión de que no fue que los "senderistas" salieran para atacar a los policías, sino que éstos fueron a buscarlos, fue resaltada por Rospigliosi como el fundamento para que no se pueda hablar de un "rebrote subversivo".

En tanto, la División Contra el Terrorismo de la Policía Nacional (Dincote) detuvo a Fidel Romero, conocido como Camarada Josías, en el poblado de Viñac, a 200 kilómetros al sudeste de Lima. Según agentes de seguridad, Josías operaba como "comisario" del comité de la zona al sur de Lima. Sendero fue derrotado militarmente tras la captura de su líder, Abimael Guzmán, en 1992.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.