Desmienten la muerte del cronista del WSJ