Destruir el sistema, una misión posible pero riesgosa para Israel

Dan Williams
(0)
31 de mayo de 2013  

JERUSALÉN.- Si Siria se decidiera a desplegar los avanzados misiles antiaéreos S-300, Israel estaría en condiciones de destruirlos, pero cualquier ataque a ese sistema de misiles entraña dificultades, entre ellas, el riesgo de molestar a su proveedor, Rusia.

Israel prometió que tomará acciones preventivas, ya que considera que un futuro sistema S-300 en Siria implica un "desequilibrio" que amenazaría no sólo su propio espacio aéreo, sino también la relativa libertad con la que actualmente sobrevuela el territorio de su enemigo del Norte y también el vecino Líbano.

Los expertos concuerdan en que es sumamente improbable que Israel recurra al sabotaje o al uso abierto de la fuerza para interrumpir el envío de los misiles desde Rusia, una opinión que parece apuntalada por el anuncio de ayer del presidente sirio Bashar al-Assad, que confirmó la llegada del primer cargamento.

El diario israelí Haaretz reprodujo las palabras del asesor en seguridad nacional Yaakov Amidror, que advirtió a los diplomáticos europeos que Israel impediría "que los misiles S-300 lleguen a estar en funcionamiento". Según los expertos, eso puede lograrse de dos maneras: asegurándose de que Al-Assad no pueda completar el sistema o recurriendo a la fuerza militar para desbaratarlo si entra en operaciones.

"Los S-300 serían el pináculo de las armas que abastece Rusia a Siria", dijo en una entrevista el coronel Zvika Haimovich, oficial de alto rango de la fuerza aérea israelí. "Aunque complicarían nuestras operaciones, estamos en condiciones de superarlos."

Haimovich dijo que la "línea roja" de Israel sobre los S-300 era "entre Siria y otros", un indicio de que Israel podría abstenerse de bombardearlos, siempre y cuando no parezcan dirigidos a derribar aviones dentro del espacio aéreo israelí, no sean transferidos a las guerrillas de Hezbollah en el Líbano o a Irán -aliados incondicionales de Al-Assad y enemigos de Israel- o no caigan en las manos de rebeldes islamistas.

Israel se destaca por su equipamiento bélico electrónico. En 1982, logró "cegar" las unidades antiaéreas de origen ruso que Siria tenía apostadas en el Líbano, y luego destruyó 19 de ellas sin una sola baja israelí. Con tecnologías similares, los aviones israelíes destruyeron un supuesto reactor nuclear en Siria en 2007, y las utilizaron en por lo menos tres ocasiones nuevamente este año, para atacar objetivos sirios e impedir lo que las fuentes de inteligencia sindicaban como intentos de acercarle armamento avanzado a Hezbollah.

Viabilidad

Una fuente cercana al Ministerio de Defensa ruso concordó en que los israelíes "probablemente tienen millones de maneras de combatir electrónicamente los S-300", pero cuestionó su viabilidad, ya que son métodos no probados en situación de guerra. "Así que en realidad no hay manera de saber si los S-300 fallarían o no".

Robert Hewson, analista de la publicación especializada en defensa IHS Jane's, predice que el poderío israelí prevalecerá en Siria, pero advierte que los S-300 serían el sistema de defensa antiaérea más formidable que Israel haya tenido que enfrentar.

"Israel ya se llevó sorpresas desagradables con estas cosas en el pasado", dijo en referencia a las serias pérdidas de Israel frente a los misiles antiaéreos soviéticos utilizados por Siria y Egipto en la guerra de 1973.

Hewson cree que Israel tal vez prefiera destruir los S-300 desplegados en Siria, pero que puede optar por circunvolarlos según las exigencias de cada misión, especialmente si existe el riesgo de herir o matar por error a personal ruso que esté ayudando a instalar el sistema.

Las fuentes de inteligencia estiman que en Siria hay varios cientos de militares rusos.

"Moscú reaccionaría muy mal de producirse bajas rusas. Israel lo sabe perfectamente", dijo Hewson.

El ex ministro de Defensa israelí Moshe Arens dijo que Moscú debería ser consciente del daño que implicaría para sus exportaciones de armas a otros lugares si el sistema de misiles S-300 desplegado en Siria es derrotado.

"Me sorprendería mucho que los rusos le entregaran este sistema a Siria", dijo Arens a Radio Israel.

"Quedaría en evidencia que nuestra fuerza aérea es capaz de superar a ese sistema, y ésa no es buena propaganda para los rusos", agregó el funcionario.

Traducción de Jaime Arrambide

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.