Destruyen armas químicas en Siria

La misión de las Naciones Unidas comenzó el proceso de eliminar el arsenal del régimen
(0)
7 de octubre de 2013  

BEIRUT.- En el primer día de su campaña para desmantelar el arsenal de armas químicas del régimen de Bashar al-Assad, el equipo de expertos internacionales que se encuentra en Siria destruyó ayer cabezas de misiles, bombas y equipos para mezclar químicos.

Con mandato de las Naciones Unidas, los expertos supervisaron a personal sirio, que "usó sopletes y máquinas trituradoras para destruir o inutilizar una gama de objetos", indicó un comunicado divulgado por la ONU y la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ).

Los expertos de la ONU y la OPAQ llegaron a Damasco para comenzar las verificaciones de las armas químicas prohibidas al gobierno sirio, según la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, que busca desde hace meses poner fin a la guerra civil que desangra al país árabe desde marzo de 2011.

"El proceso de destrucción del programa de armas químicas sirias comenzó hoy [por ayer]", afirmó en un comunicado el organismo, que confirmó los comentarios iniciales de un agente de la ONU en Damasco.

Los trabajadores sirios destruyeron o desmantelaron "una variedad de objetos" como "cabezas de misiles, bombas aéreas y equipos para mezclar sustancias químicas", añadió el comunicado.

"El proceso continuará en los próximos días", señaló.

El equipo internacional también está "observando, verificando y reportando" si el gobierno de Al-Assad suministró la información apropiada sobre su arsenal.

El equipo está compuesto por expertos de la OPAQ en La Haya y personal de las Naciones Unidas que los asiste en su trabajo. El grupo había llegado a Damasco el martes pasado.

Se espera que la misión, acordada por Washington y Moscú luego de que un ataque el 21 de agosto con gas sarín en Damasco provocara amenazas de una ofensiva aérea de Estados Unidos contra el gobierno sirio, continúe por lo menos hasta mediados de 2014.

El gobierno sirio y los rebeldes se culpan unos a otros por el incidente con armas químicas en Ghouta, el suburbio de Damasco en el que murieron más de 1400 personas y que provocó la indignación de la comunidad internacional.

Se espera que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, envíe un informe al Consejo de Seguridad hoy con más detalles de la logística de la que es considerada una de las mayores y más peligrosas operaciones de desarme nunca llevadas a cabo, puesto que Siria todavía se encuentra en guerra.

En este contexto, el enviado de la ONU para Siria, Lajdar Brahimi, reveló ayer que la conferencia Ginebra 2, en la que se buscará una solución política para el conflicto, podría celebrarse en noviembre próximo, y llamó al régimen y oposición a acudir "sin precondiciones".

Desde el inicio del conflicto, hace más de dos años, más de 110.000 sirios murieron en la guerra civil. Dos millones de personas huyeron de Siria, y varios millones son desplazados internos.

Agencias EFE, DPA y Reuters

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.