Suscriptor digital

Dichos y hechos

Denuncia. Advertencia. Barak.
(0)
25 de marzo de 2000  

Denuncia. El mufti palestino de Jerusalén, Ekrima Sabri, denunció ayer que la peregrinación del Papa por Tierra Santa está destinada a fortalecer la posición de cristianos y judíos en Jerusalén "a costa de los musulmanes".

Las declaraciones de la máxima autoridad islámica en la Ciudad Santa hacen peligrar su encuentro con el Papa, previsto para mañana en la mezquita de Al Aska, en la ciudad vieja de Jerusalén.

* * *

Advertencia. El controvertido proyecto que contempla construir una mezquita cerca de uno de los enclaves más sagrados de la cristiandad, Nazaret, fue eje de un aumento de tensión entre musulmanes y cristianos, en la víspera de la visita del Papa a esa ciudad.

Los islámicos, que planean levantar el templo cerca de la basílica de la Anunciación, advirtieron al Pontífice contra cualquier intento de bloqueo de la iniciativa. "Afirmamos con claridad: usted es nuestro anfitrión, es bienvenido en Tierra Santa, pero no debe intervenir en nuestra Tierra Santa", proclamó el imán Fathi Qichawi en la pequeña plaza donde será erigida la mezquita, a pesar de las duras críticas de dirigentes de diversas iglesias cristianas.

* * *

Barak. El primer ministro israelí, Ehud Barak, aseguró que la peregrinación de Juan Pablo II "ayudará a hacer la atmósfera mejor en todo el mundo" y contribuirá a la paz mundial.

Barak formuló las declaraciones tras reunirse con el Pontífice en una residencia en el Monte de las Bienaventuranzas, en Galilea.

El premier israelí informó que había hablado con el Pontífice sobre el proceso de paz y sobre el problema de los militares israelíes desaparecidos en el Líbano, y que el Papa prometió interesarse por el asunto.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?