Dichos y hechos

Posibles causas. Colecta millonaria. Quejas británicas. Plegarias por Internet.
(0)
21 de agosto de 2000  

Una comisión del gobierno ruso comenzará hoy a investigar las causas de las explosiones que averiaron al Kursk y lo dejaron varado en el lecho del mar. Hasta el momento, el Kremlin mantenía que el accidente fue causado por un choque con otro sumergible. "Asumimos que se trató de otro objeto submarino de al menos 8000 toneladas de desplazamiento", dijo ayer el viceprimer ministro Ilia Klebanov.

Por su parte, los Estados Unidos y Gran Bretaña negaron que sus flotas estuvieran implicadas. Según los expertos navales norteamericanos, un torpedo del Kursk pudo haberse quedado atascado al ser disparado. Así, primero habría estallado en el interior del submarino el propulsor del cohete y luego también su ojiva.

Colecta millonaria

Más de un millón de dólares fueron juntados por empresarios rusos para donar a las familias de la tripulación del submarino nuclear. "Reunimos más de un millón y la colecta seguirá", dijo el poderoso empresario Boris Berezovski.

Por su parte, el gobierno ruso aprobó ayer una ayuda de unos 18.000 dólares a las familias de los 118 tripulantes, a cada una de las cuales le corresponde el equivalente a unos 150 dólares.

Quejas británicas

El equipo británico encargado del minisubmarino de rescate se mostró frustrado porque, siete horas después de haber llegado a la zona del accidente, no se les había permitido comenzar la operación, informó ayer The Sunday Times. El diario dijo que los miembros del equipo británico de salvamento estaban "tratando con ahínco de convencer a los rusos" para que los dejaran bajar hasta el lugar del naufragio con el sumergible de rescate LR5. Una fuente cercana al equipo de salvamento insinuó que hubo "discusiones" entre los británicos y los rusos.

Plegarias por Internet

Miles de oraciones y palabras de compasión se difunden desde hace días en varios sitios de Internet dedicados al sumergible nuclear accidentado. Desde quejas y críticas de ex marinos rusos hasta oraciones desde Israel, las páginas se inundaron con mensajes para la tripulación y sus familiares. "Nuestros socorristas son competentes. No es su culpa, pero los recursos envejecieron terriblemente", escribió un capitán de submarinos ruso retirado.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.