Dichos y hechos

(0)
26 de mayo de 2003  

  • Los primeros. Un anciano no pudo votar porque se le daba por muerto, otro ciudadano que lo hizo por correo pidió repetir porque había cambiado de opinión o un pueblo que terminó su jornada electoral una hora después de iniciarla son algunas de las anécdotas de las elecciones que se celebraron ayer en España. Como ya es habitual en los comicios españoles, los primeros en terminar la jornada fueron los vecinos de la localidad riojana de Torremontalbo (Norte), ya que sus votantes son 18. El único colegio electoral de ese municipio estuvo abierto 68 minutos. En 1995, los electores de Logroño lograron un récord votando en seis minutos. (EFE)
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.