Dilma Rousseff apuesta a su relación con EE.UU. con un nuevo canciller

Dilma Rousseff comenzará su nuevo mandato
Dilma Rousseff comenzará su nuevo mandato Fuente: AP
Mauro Vieira es embajador en Washington y fue el representante brasileño en la Argentina; mañana la mandataria del PT asumirá su segundo mandato, en un contexto desafiante; Boudou irá en lugar de Cristina, que sigue en reposo
(0)
31 de diciembre de 2014  • 15:01

BRASILIA.- Un día antes del comienzo formal de su segundo mandato al frente de Brasil, Dilma Rousseff anunció hoy la nominación del actual embajador de Brasil en Estados Unidos y ex representante en la Argentina, Mauro Vieira, como futuro ministro de Relaciones Exteriores.

El nuevo canciller fue anunciado junto a otros 13 nombres que completan el nuevo gabinete de la mandataria del Partido de los Trabajadores, de los cuales sólo el cargo de canciller sufrió modificaciones.

El actual jefe de la diplomacia brasileña, Luiz Alberto Figueiredo, ocupará el cargo de Vieira en Washington.

Con esta decisión, Dilma busca enviar un guiño para recomponer la relación con Washington.

Al acto de mañana, asistirá el vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, en representación del mandatario de ese país, Barack Obama .

La relación entre Brasil y Estados Unidos mantiene una baja intensidad desde mediados de 2013, cuando el ex contratista de la CIA Edward Snowden denunció que, entre muchas personalidades espiadas por las agencias estadounidenses , estaban Rousseff, varios de sus ministros y hasta empresas estatales brasileñas, como la petrolera Petrobras.

Tras esas denuncias, Rousseff suspendió una visita de Estado a Washington que tenía planificada para octubre de 2013 y la relación con la Casa Blanca se enfrío hasta hace dos meses, cuando la mandataria fue reelegida y conversó telefónicamente con Obama.

"Decidimos que adoptaremos todas las medidas necesarias para continuar con nuestras relaciones estratégicas, incluyendo visitas de Estado recíprocas en este segundo mandato", dijo Rousseff sobre esa conversación.

"Es obvio que tendremos un acuerdo" sobre el espionaje para "aclarar la situación", enfatizó entonces Rousseff, quien subrayó que, por encima de eso, Brasil desea profundizar su relación con Estados Unidos, que en los últimos años ha sido relegado por China al segundo lugar entre los mayores socios comerciales del país.

Vieira, diplomático de carrera, tiene amplia experiencia en comercio exterior y ha sido, además, embajador en Argentina, que junto con Estados Unidos es uno de los dos destinos más importantes en la cancillería brasileña.

Los desafíos de Dilma

Rousseff asumirá su segundo mandato en el marco de un grave escándalo de corrupción en la estatal Petrobras y una precaria situación económica que la obligará a aplicar impopulares ajustes.

La real dimensión de las corruptelas en Petrobras se conocerá a fines de febrero, cuando se prevé que la Fiscalía, responsable de la investigación, presentará la denuncia formal ante la justicia y desvelará el secreto judicial que hasta ahora impide conocer a los verdaderos implicados.

Aún así, la certeza de que entre ellos hay miembros de la base oficialista le dificultó a Rousseff la formación del gabinete para su nuevo gobierno, debido al riesgo, admitido por la propia jefa de Estado, de nombrar entre sus ministros a algún político corrupto.

Los primeros días del nuevo mandato de Rousseff también traerán precisiones sobre el tamaño del ajuste fiscal que ella misma ya ha anunciado que tiene entre sus planes para recuperar el camino del crecimiento, que este año será casi nulo, y combatir una inflación que se sitúa en torno al 6,5 %, una tarea a cargo del nuevo ministro de Economía, Joaquim Levy.

Agenda del día

Los actos por la investidura comenzarán mañana a las 14.30 hora local (13.30 en la Argentina), con la llegada de Rousseff a la Catedral de Brasilia, situada en el inicio de la Explanada de los Ministerios, una avenida en la que se sitúan todos los edificios del poder público y en cuyo extremo opuesto están la sede del Congreso y el Palacio presidencial de Planalto.

Frente a la Catedral, Rousseff iniciará un recorrido por la avenida en un Rolls Royce "Silver Wraith" descapotable, que dejó de fabricarse en 1958 y fue donado a Brasil por la reina Isabel II de Inglaterra en 1953.

Sin embargo, las previsiones meteorológicas indican que puede llover copiosamente a esa hora, lo que obligaría a sustituir el viejo Rolls Royce por un automóvil cubierto, en el que Rousseff se trasladaría hasta el Congreso para jurar el cargo.

En ese recorrido, se prevé que será aclamada por unas 30.000 personas que el gobernante Partido de los Trabajadores (PT) pretende reunir en una fiesta popular que ha organizado en forma paralela a la investidura.

Tras prestar juramento ante el pleno bicameral y las delegaciones extranjeras, Rousseff pronunciará el primer discurso de su nuevo mandato y se dirigirá luego al vecino palacio presidencial.

Desde un balcón conocido como "parlatorio", la mandataria hablará entonces para la multitud que se espera en la avenida, aún si las previsiones de lluvia se confirmaran.

Luego pondrá en funciones a los 39 ministros de su nuevo gabinete y se dirigirá al cercano Palacio de Itamaraty, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores, donde será ofrecido un cóctel para las autoridades extranjeras y otros cientos de invitados, con el que se pondrá fin a las ceremonias.

A la investidura han confirmado presencia los presidentes de Chile, Costa Rica, Paraguay, Uruguay y Venezuela y delegaciones de otros 70 países, que por ser el primer día de 2015 y un Gobierno "que continúa" han rebajado el nivel de representación habitual.

La única presidenta ausente entre los países del Mercosur será Cristina Kirchner , quien, por su fractura de tobillo, enviará en su lugar al vicepresidente Amado Boudou .

Agencias EFE y DPA

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.