Doce inmigrantes cubanos y un perro llegaron en bote a las playas de Miami

Los cubanos que viajaban llegaron esta mañana a EE.UU. y no serán deportados en lo inmediato
Los cubanos que viajaban llegaron esta mañana a EE.UU. y no serán deportados en lo inmediato Fuente: AFP
El grupo de once hombres, una mujer y la perra, llamada Chiquitica, habían salido hace seis días de la provincia de Villa Clara, en Cuba; los turistas que vieron la llegada les dieron plata, ropa y teléfonos para llamar a familiares
(0)
15 de septiembre de 2015  • 18:17

MIAMI.- Doce inmigrantes cubanos que llegaron a bordo de una precaria balsa junto a un perro pisaron tierra hoy en una concurrida playa del balneario turístico de Miami Beach, en Florida, informaron medios locales.

El grupo de once hombres, una mujer y la perra, llamada Chiquitica, habían salido hace seis días de la provincia de Villa Clara, en Cuba, reseñó el diario Miami Herald.

Los inmigrantes probablemente podrán quedarse, ya que según la política conocida como pies secos/pies mojados, los cubanos que tocan suelo estadounidense pueden permanecer en el país. Si son capturados en el mar, son devueltos a su país. Sólo los que alcanzan a pisar suelo norteamericano ("pies secos") pueden tramitar un permiso de residencia que se les concede después de un año y un día, según la Ley de Ajuste Cubano estadounidense. Por ello, las personas en la orilla animaron hoy a los balseros a lanzarse rápidamente de la barca y tocar suelo estadounidense.

La precaria embarcación de tres metros de eslora llegó a tierra esta mañana en una playa entre lujosos hoteles en Miami Beach, muy cerca de la concurrida calle Lincoln, corazón comercial del balneario.

En videos publicados por testigos en las redes sociales, se puede ver a los cubanos cuando saltan de la embarcación y corren por la playa, con los brazos levantados y entre gritos de alegría. Los inmigrantes dijeron sentirse bien, pese a no haber tenido comida y solo poca agua en los últimos dos días, según el Miami Herald.

El flujo de balseros cubanos que realiza la peligrosa travesía de 150 kilómetros, en un mar infestado de tiburones, desde la isla hasta Florida ha ido en aumento, según registros de la Guardia Costera estadounidense.

El temor a que se acaben los beneficios migratorios, de los que sólo gozan los cubanos, ha impulsado el flujo desde que Washington y La Habana comenzaran en diciembre un proceso de acercamiento tras medio siglo de enemistad, según las autoridades.

Washington ha dejado claro que no pretende modificar las leyes migratorias por ahora, pese a que ambos países restablecieron relaciones diplomáticas y reabrieron sus embajadas en julio.

Ayuda de los turistas

Entre las personas que ayudaron a los balseros dándoles comida, bebida e incluso dinero estaba Ofelia Colunga, nacida en Cuba y que bajó a la playa tras ver desde la ventana de su casa la llegada de la barca de metal.

"Tenían un teléfono con GPS, pero se les acabó la batería y entonces decidieron mirar a las estrellas. Tampoco tenían ya motor y llegaron remando y con la vela", explicó a dpa Colunga con el celular de los balseros en la mano.

"(Al llegar) Comieron y rezaron. Yo les dije: 'Tranquilos, despacio, no están habituados a este tipo de comida'", contó Colunga, de 64 años y que dejó Cuba cuando sólo tenía diez años.

Dos horas después de la llegada, un cordón policial rodeaba en la playa la balsa oxidada, en la que aún estaban los enseres de los inmigrantes: los remos caseros, una mochila con ropa, bidones de combustible vacíos y un largo cuchillo, entre otras cosas.

Colunga logró el permiso de la policía para quedarse con la embarcación con la esperanza de que quizás en el futuro se exponga en un museo.

"Les di 20 dólares a cada uno, pero yo vi billetes de 100 para que se los repartieran. También les dieron teléfonos para que hablaran con la familia", explicó Colunga la cálida acogida dispensada por los bañistas.

Cubanos que llegan

La llegada de balseros cubanos a las costas de Florida es habitual, pero son pocos los que alcanzan Miami Beach, meca turística.

Según los últimos datos, la Guardia Costera de Estados Unidos estima que desde el 1 de octubre del año pasado 4084 cubanos han intentado emigrar ilegalmente por mar. Ese número tiene en cuenta tanto los que son interceptados en el mar y repatriados como los que llegan a tierra y los que mueren en el intento.

Los datos, que se confirmarán el 30 de septiembre con el cierre del año fiscal, reflejan un aumento respecto a los de 3722 cubanos que intentaron salir de la isla el año anterior, según la Guardia Costera.

Hace dos años, la cifra fue de 2.129, por lo que se mantiene el crecimiento pese a las reformas económicas en la isla y el deshielo de las relaciones con Estados Unidos.

Agencias AFP y DPA

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.