Un médico alemán descubrió cómo curar a un paciente mirando Dr. House