Otra pésima para Trump: su nuevo jefe de campaña, acusado de acoso sexual, discriminación y violencia de género