Donald Trump volvió a hacer de las suyas: se escapó de la prensa para ir a comer un pedazo de carne