Dos Marios reconstruyen la imagen de Italia

Monti y Draghi lograron, poco a poco, que renazca la confianza de los inversores internacionales y de los propios italianos
Colleen Barry
Victor L. Simpson
(0)
1 de abril de 2012  

ROMA.- Gracias a dos Marios, la imagen de Italia como la tierra de la diversión y de las fiestas bunga bunga que no es muy confiable para sus socios europeos está en plena reconstrucción.

El primer ministro Mario Monti, el académico en economía que sucedió a Silvio Berlusconi, está logrando que renazca la confianza en Italia, no sólo entre los inversores y los líderes europeos, sino también entre los mismos italianos. Como jefe del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi se está ganado todos los aplausos por su liderazgo al frente de institución que domina la economía europea.

Los dos Marios, en sus respectivos cargos desde noviembre, cuentan con todo el respaldo de la canciller alemana, Angela Merkel, una figura central de los esfuerzos para salvar a Europa de la ruina.

"Si quieren que les diga algo bueno de la cooperación ítalo-alemana, puedo decir lo siguiente: tengo en muy alta estima el trabajo de Mario Draghi, y ni hace falta decir que aprecio el de Mario Monti", dijo Merkel a la prensa la semana pasada, después de reunirse con su par italiano en Roma.

Se trata de un cambio radical en la imagen que tienen de Italia sus principales aliados europeos. Una de las últimas veces que Merkel había estado en Italia había sido recibida por el entonces premier Silvio Berlusconi, que apareció desde atrás de una columna diciendo: "¡Cu cu!".

Berlusconi cautivó a Italia con su carisma y su éxito personal, y la humilló con una seguidilla interminable de inmoralidades que incluyen encuentros con prostitutas menores de edad, un descarado amiguismo, y una corrupción galopante.

Con sus políticas, Monti, un sobrio ex funcionario de la Unión Europea (UE) que lidera ahora un gobierno de tecnócratas, está desafiando a los italianos a convertirse en mejores ciudadanos. En Italia, ser " furbo " (algo parecido a la viveza criolla argentina) es muchas veces más apreciado que el trabajo y el esfuerzo. Berlusconi era considerado un ícono de esa Italia.

Monti está haciendo foco en otro aspecto de su país: la Italia de la calidad, la precisión y los logros intelectuales de alcance mundial. Ex rector de la prestigiosa Universidad Bocconi, Monti encarna ese espíritu. Y también Draghi, con su paso por el MIT, donde obtuvo su doctorado.

Monti quiere inculcar la cultura del mérito y desterrar los privilegios que han hecho de la economía italiana una de las menos dinámicas de Europa.

La evasión impositiva, tolerada durante mucho tiempo a pesar de que le cuesta a Italia hasta 200.000 millones de dólares al año, se convirtió en una prioridad para todos, desde los políticos de alto rango hasta el panadero de la esquina.

En una inusitada muestra de transparencia, Monti y su gabinete publicaron sus reembolsos impositivos y sus bienes en el sitio web de sus ministerios.

Monti también ha intentado desbancar la imagen de la mujer como objeto sexual que Berlusconi tanto alimentó, al designar a tres mujeres con logros personales en cargos ministeriales clave. El Cavaliere también incluía mujeres en su gabinete, pero muchos sospechan que eran elegidas más por su atractivo sexual que por sus credenciales políticas.

Cambios

Los cambios se están manifestando en todos los ámbitos, incluso en el mundo de la moda. Giorgio Armani hizo desfilar a sus modelos con zapatos sin taco, tras asegurar que los italianos estaban cansados del arquetipo de mujer que prevaleció bajo el mandato de Berlusconi.

Y el reciente Festival de San Remo, que por lo general es un viva la pepa, dio muestras de hasta qué punto las sex symbols cayeron en desgracia, cuando los comentaristas criticaron a la modelo argentina Belén Rodríguez por haber mostrado un tatuaje que tiene en sus partes íntimas.

Las duras medidas económicas fueron centrales para la recuperación de la imagen de Italia. Monti aplicó medidas de austeridad y un paquete de emergencia para impulsar la competitividad, y ahora trabaja en la flexibilización laboral.

Draghi colaboró desde la oficina del BCE en Fráncfort, donde ha mostrado gran audacia para moldear la política monetaria de la eurozona. En su primera reunión como presidente del banco, en noviembre pasado, a Draghi no le tembló el pulso para sorprender a los mercados con una reducción de la tasa de interés. Y al parecer molestó al presidente del conservador Bundesbank al flexibilizar las condiciones que debían cumplir los bancos para obtener un crédito del BCE. Para muchos expertos, ése fue el salvavidas que alejó a Europa del abismo.

Marco Camisani Calzolari, empresario de Internet, planea ponerle "Mario" de nombre a su hijo. Bueno, ése es también el nombre de su suegro, pero dice que ahora ese nombre tiene un plus que no tenía cuando su hijo fue concebido.

"Es un nombre exitoso", dijo Calzolari. "Y está de moda."

MARIO MONTI

PRIMER MINISTRO ITALIANO

Reemplazó a Berlusconi con un gobierno de tecnócratas. Se propuso inculcar una cultura del mérito que destierre a la de los privilegios.

MARIO DRAGHI

JEFE DEL BANCO

CENTRAL EUROPEO

Mostró gran audacia desde el BCE para moldear la política monetaria de la eurozona. Fue muy elogiado por Angela Merkel.

Traducción de Jaime Arrambide

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.