Dos niños de 10 y 11 años fueron juzgados por intentar violar a una niña de ocho