Dos presos argentinos y uno chileno se fugaron de una cárcel boliviana