Dura advertencia de Hillary a la región

Criticó a países como Venezuela y Bolivia por sus vínculos con el régimen iraní y alertó sobre posibles represalias de Washington
Alberto Armendáriz
(0)
12 de diciembre de 2009  

NUEVA YORK.- Apenas 48 horas antes de que el responsable para América latina del gobierno de Barack Obama inicie una gira por el Cono Sur, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, lanzó ayer una dura advertencia a los países latinoamericanos que tienen estrechas relaciones con Irán y alertó que podrían sufrir represalias de parte de Washington.

"Somos muy conscientes del interés de Irán en promocionar sus intereses en otros países, como Venezuela y Bolivia, y sólo podemos decir que esa realmente es una mala idea para los países involucrados -destacó la jefa de la diplomacia estadounidense en una conferencia en Washington-. Creo que si quieren coquetear con Irán, deberían analizar las consecuencias que podrían tener para ellos, y esperamos que lo piensen dos veces; nosotros vamos a apoyarlos si así lo hacen."

La inusual severidad de las palabras de Clinton sorprendió a muchos de los que asistieron a su discurso en el Departamento de Estado, que estaba destinado a examinar el panorama general de la región con motivo del viaje que mañana emprenderá Arturo Valenzuela, el nuevo responsable para América latina en esa dependencia, a Brasil, la Argentina, Uruguay y a Paraguay.

Clinton subrayó que los países latinoamericanos deberían reconocer que Teherán, cuyo polémico programa nuclear es constantemente criticado y condenado por Washington, representa una amenaza para la paz y para la seguridad internacional.

"Esperamos que haya un reconocimiento de que se trata del principal sostén, promotor y exportador de terrorismo en el mundo hoy", apuntó la funcionaria, quien evitó mencionar a Brasil en sus comentarios, pese a que el mes pasado el presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, visitó no sólo a sus homólogos de Venezuela, Hugo Chávez, y de Bolivia, Evo Morales, sino también al jefe de estado brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, quien además poco antes había viajado a Teherán. A diferencia de Brasil, que es considerado un aliado de Estados Unidos, los gobiernos izquierdistas de Venezuela y de Bolivia mantienen tensas relaciones con Washington.

Ex funcionarios y diplomáticos iraníes han sido vinculados con el atentado de 1994 a la sede de la AMIA en Buenos Aires, que dejó 85 muertos.

A Clinton se le preguntó luego por la creciente penetración de China en América latina. "No tenemos problemas con que ningún país, como China, se involucre en actividades económicas, negocios y comercio con otros países", dijo, para luego aclarar: "Pero queremos que los gobiernos saquen ventajas de los acuerdos. No queremos ver corrupción que beneficie las fortunas de unos pocos líderes y socave la sustentabilidad de la economía, el medio ambiente y los recursos naturales de ningún país".

Clinton destacó que existe un amplio consenso en América latina en torno a los principios democráticos, pero llamó la atención sobre los peligros que representan para las instituciones de la democracia algunos presidentes legítimos que luego alteran las reglas.

"Nos preocupan algunos líderes que son elegidos de manera limpia, libre y legítima, pero que tras su elección empiezan a minar la Constitución o el orden democrático, el sector privado, el derecho de la gente a no ser acosada, reprimida, y a participar completamente en sus sociedades", señaló, al citar los ejemplos de Venezuela y de Nicaragua, pero, de nuevo, sin mencionar situaciones similares, como el caso de Colombia, otro de los grandes socios de EE.UU. en la región.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, ganó en febrero un referéndum que le permite presentarse para la reelección y en Nicaragua la Corte Suprema despejó en octubre el camino para que el mandatario izquierdista Daniel Ortega busque un nuevo período en 2011.

La jefa de la diplomacia comentó, además, que espera que en un futuro no muy lejano Cuba también se democratice ("Algo que sería extraordinariamente positivo para nuestro hemisferio", destacó).

En un encuentro posterior con la prensa, Arturo Valenzuela, el nuevo secretario de Estado adjunto para América latina, no dio detalles de su inminente gira regional, pero afirmó: "El propósito de mi viaje no es llegar con una serie de temas específicos por explorar; queremos discutir temas de común preocupación, pero el propósito real del viaje es escuchar", indicó.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.