El análisis. Ecos del Watergate en una decisión que despierta sospechas