EE.UU. ahora busca a Ben Laden en Paquistán

Desplegó fuerzas especiales y admitió que no sabe dónde está
(0)
19 de diciembre de 2001  

WASHINGTON.- Estados Unidos ordenó ayer el despliegue de fuerzas especiales en Paquistán para coordinar la búsqueda de Osama ben Laden, mientras milicianos afganos rastreaban cueva por cueva en las inhóspitas montañas del este de Afganistán en procura del terrorista saudita y sus combatientes.

El paradero del hombre más buscado del mundo, por cuya cabeza el gobierno norteamericano ha ofrecido 25 millones de dólares, seguía siendo un misterio, pese a que las bases de la red terrorista Al-Qaeda en Tora Bora fueron rastrilladas hasta el último rincón, sin que aparecieran rastros de sus miembros.

Algunas versiones recientes mencionaban la posibilidad de que Ben Laden se hubiese refugiado en la zona de Sikaram, en la frontera con Paquistán, o que desde allí ya hubiese cruzado hacia el país vecino, donde viven algunos de sus más fieles seguidores.

Incluso, el secretario de Estado Colin Powell dijo ayer que Estados Unidos desconoce si el millonario estratego está vivo o muerto.

"(Ben Laden) podría estar aún en Afganistán, podría haber salido del país o podría haber muerto", declaró Powell en un programa de televisión.

De hecho, y en medio de un creciente clima de frustración por no haber capturado aún a su codiciada presa, el Pentágono no excluyó la posibilidad de que el líder terrorista se haya hecho asesinar por sus colaboradores, o que esté sepultado bajo los escombros de las cavernas bombardeadas en Tora Bora. "No lo sabemos", admitió al respecto el subsecretario de Defensa, Paul Wolfowitz.

Sin embargo, Wolfowitz dijo que el país que albergue a Ben Laden "debería estar loco", y advirtió: "Ya se vio lo que le pasó a los talibanes".

"Mentirosos muy hábiles"

Por su parte, el presidente estadounidense George W. Bush declaró estar seguro de que la captura de Ben Laden sólo es "cuestión de tiempo".

"Hay todo tipo de especulaciones, pero, en cuanto el polvo se disipe, averiguaremos dónde está y lo llevaremos ante la Justicia", aseguró el mandatario, al tiempo que agregó: "El cree que puede esconderse, pero no puede".

También las versiones sobre el paradero del mullah Mohammed Omar, jefe supremo de los talibanes, son desconcertantes y de "segunda mano", según indicó Wolfowitz.

Pero Haji Gulali, jefe de los servicios secretos del nuevo gobierno de Kandahar, afirmó que Omar está atrincherado con unos 500 seguidores en una zona montañosa en la provincia sureña de Hilmand e insistió que iniciará el asalto a la zona en las próximas horas.

No obstante, otras fuentes aseguran que el derrocado líder talibán huyó a Paquistán junto con cientos de familiares y miembros de Al-Qaeda.

"Quiero descartar la idea de que, por más eficaces que sean nuestros servicios de información, y ningún país tiene servicios como los nuestros, se puede vigilar una frontera tan larga y con tanto movimiento como la de Paquistán ", subrayó Wolfowitz.

Una de las fuentes de información para localizar a los fundamentalistas prófugos proviene de los interrogatorios a los prisioneros talibanes, aunque el subsecretario de Defensa advirtió que experiencias anteriores demostraron que "los terroristas son mentirosos muy hábiles".

"Mienten sin ninguna vergüenza; cuando uno los sorprende mintiendo, mienten nuevamente", declaró el militar.

Confusión

  • WASHINGTON (EFE).– La tensión aumentó ayer bruscamente en Kandahar luego de que los pilotos de dos aviones C-130 estadounidenses denunciaron que estaban siendo atacados por misiles Stinger. Sin embargo, horas más tarde el Pentágono llegó a la conclusión de que las explosiones que vieron los pilotos eran en realidad fuegos artificiales lanzados para festejar el fin del mes sagrado musulmán del Ramadán. Los misiles Stinger fueron suministrados por Estados Unidos a las milicias afganas que resistieron la ocupación soviética en los 80.
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.