EE.UU. apoyó la reclusión de Arafat

Israel no le permite salir de Ramallah
(0)
25 de enero de 2002  

WASHINGTON (AP).- El gobierno de Estados Unidos respaldó ayer el confinamiento de Israel al líder palestino Yasser Arafat, virtualmente bajo arresto domiciliario en su residencia de Ramallah, en Cisjordania.

"El presidente (George W. Bush) comprende la razón por la que Israel tomó la medida que tomó, y depende del presidente Arafat demostrar el liderazgo para combatir el terrorismo", dijo el vocero presidencial, Ari Fleischer.

Arafat se encuentra prácticamente bajo arresto domiciliario desde hace casi dos meses, luego de que grupos de resistencia palestinos llevaron a cabo una serie de atentados terroristas contra israelíes.

El confinamiento le impide al líder palestino recorrer Medio Oriente y Europa a fin de buscar apoyo para la causa palestina. Desde la ventana de su oficina en la ciudad de Ramallah, Arafat puede ver a los soldados israelíes emplazados en la calle y los tanques apuntando hacia su oficina.

En tanto, la escalada de violencia en la región se agravó ayer, cuando helicópteros artillados israelíes lanzaron misiles contra el vehículo de Baker Handam, un líder del grupo terrorista Hamas que fue alcanzado por los disparos en el campo de refugiados de Khan Yunis.

El movimiento fundamentalista islámico, que ya amenazó con una "guerra total" contra Israel, emitió un comunicado en el que prometió vengar la muerte de Handam, su jefe local.

En la misma jornada, dos campesinos palestinos murieron en circunstancias poco claras en la Franja de Gaza mientras un oficial, también palestino, murió al enfrentarse con soldados israelíes en un barrio cercano a Ramallah.

Fuentes palestinas dijeron que los campesinos estaban trabajando la tierra cuando recibieron disparos de un tanque israelí. La radio estatal israelí sostuvo, en cambio, que los dos palestinos eran miembros del Frente Popular para la Liberación Palestina (FPLP) y que murieron por una explosión mientras preparaban bombas para atacar una colonia judía.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?