EE.UU. detectó a Ben Laden en Tora Bora

Según la cadena ABC, una intercepción de comunicaciones permitió confirmar la presencia del terrorista en las cuevas sitiadas Entre 1000 y 1500 integrantes de Al-Qaeda que se refugian en el lugar acordaron entregar hoy sus armas a milicias antitalibanas Intensos bombardeos norteamericanos
(0)
12 de diciembre de 2001  

KABUL.- Estados Unidos logró anoche por primera vez detectar claramente la ubicación de Osama ben Laden al interceptar una comunicación satelital realizada por el terrorista desde las cuevas de Tora Bora, según informó una fuente del Pentágono.

Con esa información de inteligencia, Washington cerró como nunca antes durante la guerra contra el terrorismo el cerco sobre el millonario saudita, un cerco que ayer ya se había estrechado cuando los combatientes de Al-Qaeda anunciaron su rendición tras combatir una semana en las cavernas del este afgano.

La información fue obtenida luego de que un avión estadounidense descargó una poderosa bomba cerca de los supuestos cuarteles del líder de Al-Qaeda en las montañas de Tora Bora, según informó anoche la cadena norteamericana ABC. Además de destruir el lugar, el estallido provocó un inmediato intercambio de comunicaciones radiales y satelitales entre miembros de Al Qaeda, dijo la cadena.

Esas comunicaciones suministraron la confirmación de que Ben Laden y sus lugartenientes permanecen en la región.

El cerco sobre la red terrorista ya se había estrechado durante el día cuando los integrantes de Al Qaeda -entre 1000 y 1500 hombres- que acordaron rendirse a partir de las primeras horas de hoy, acorralados por una semana de combates contra comandantes antitalibanes y de intensos bombardeos norteamericanos sobre las laderas de las montañas.

El comandante Haji Mohammed Zaman, uno de los tres jefes que dirigen las operaciones contra el grupo de Ben Laden, anunció que los miembros de Al-Qaeda depondrán sus armas hoy y que, luego de que las tropas de la Alianza del Norte tomaran casi la totalidad de las montañas de Tora Bora, la red conservaba anoche más que la cima de una montaña.

"Se acabó -anunció Zaman-. Toda la gente de Al-Qaeda descenderá (de la montaña) mañana por la mañana."

El comandante precisó que, según los términos de la rendición, los militantes de la red terrorista dejarán sus posiciones en pequeños grupos a las 8 (hora local) para luego entregar sus armas y quedar bajo custodia de las fuerzas antitalibanas.

"No hubo condiciones", señaló el comandante afgano, y añadió: "Tienen que venir, salir de los agujeros y cavernas y entregarnos las armas".

El gobierno de Washington no pudo, sin embargo, confirmar la rendición de la milicia de Al-Qaeda, pero aviones norteamericanos continuaron bombardeando ayer la región de Tora Bora con el propósito de evitar que los seguidores de Ben Laden escapen hacia la frontera con Paquistán.

Frontera porosa

"Pensamos que los miembros de Al-Qaeda intentarán escapar hacia Paquistán y hemos intensificado nuestros esfuerzos para impedirlo", dijo el jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, general Richard Myers. El militar admitió, sin embargo, que "esto es algo muy difícil de lograr. Es una frontera porosa, una frontera larga. Es una región muy complicada para tratar de sellar".

A su vez, el secretario de Defensa norteamericano, Donald Rumsfeld, indicó que el ejército de Estados Unidos tiene todavía objetivos por lograr en Afganistán. "Lamento decir que todavía no alcanzamos nuestro objetivo preciso -dijo el funcionario en rueda de prensa en Washington-. Esta guerra no ha terminado", afirmó.

Rumsfeld añadió que los objetivos estadounidenses no se limitan a la captura de los altos mandos del depuesto régimen talibán y a la cúpula de Al-Qaeda, a cuyo líder Estados Unidos considera responsable de los atentados del 11 de septiembre, de los que ayer se cumplieron exactamente tres meses.

Según Rumsfeld, el peligro para las tropas estadounidenses y otras fuerzas en Afganistán es más grande ahora que nunca, con los talibanes y los combatientes de Al-Qaeda huyendo o escondiéndose en las cuevas, montañas y ciudades. "Pueden escaparse a través de las fronteras y reagruparse, para luego atacar nuevamente", dijo.

Prisioneros de la ONU

Se estima que entre 1000 y 1500 combatientes de Al-Qaeda se encuentran atrincherados en las cuevas de Tora Bora. Zaman indicó que los comandantes afganos acordaron que los presos no serán entregados a Estados Unidos, sino a una fuerza de las Naciones Unidas, y lo mismo podría ocurrir con Ben Laden en caso de ser capturado.

Zaman afirmó, además, que "no quedan mujeres ni niños allí arriba", confirmando informaciones anteriores porque todas las mujeres y los niños que acompañaban a los militantes de la red bajaron de la montaña por la mañana.

Día 66 / Parte de guerra

  • Detectan a Ben Laden

    Fuentes de inteligencia norteamericanas dijeron que Osama ben Laden fue detectado en la zona de Tora Bora, donde la milicia de Al-Qaeda arrinconada, aceptó rendirse.
  • Talibanes asfixiados

    Decenas de talibanes murieron asfixiados mientras eran trasladados en contenedores a una prisión.
  • A tres meses

    Al cumplirse 3 meses de los atentados terroristas, EE.UU. recordó a las víctimas con varios homenajes.
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.