EE.UU. disolvió el aparato militar del régimen de Saddam

Uday Hussein negociaría su entrega
(0)
24 de mayo de 2003  

BAGDAD.- La administración civil de Estados Unidos en Irak actuó rápidamente después de que su país logró en las Naciones Unidas el levantamiento de las sanciones económicas y anunció ayer la disolución de los ministerios de Defensa e Información y del ejército regular del país, despidiendo a unos 400.000 trabajadores, en su mayoría militares.

También ordenó la disolución oficial de la Guardia Republicana, la tropa de elite del derrocado presidente Saddam Hussein, con lo que puso fin al aparato represivo utilizado por el ex régimen iraquí. La medida fue adoptada un día después de que la ONU otorgó poderes plenos a las fuerzas aliadas de Irak y en medio de críticas de senadores estadounidenses, que se quejan de la lentitud de las medidas para estabilizar y reconstruir este país.

El jefe de la administración civil estadounidense, Paul Bremer, explicó que la decisión afecta también a otras instituciones que formaron la columna vertebral del régimen de Saddam. La medida tiene por objetivo eliminar la influencia en los ministerios del partido oficialista Baath. También clarifica el status de los empleados en esas instituciones, algunos de los cuales se han manifestado en Bagdad en reclamo de sus salarios.

"Esto no es justo", dijo el coronel Ra´ed Nouri Yacoub, técnico de radar en la fuerza aérea iraquí. "La mayoría de los oficiales del ejército no tiene nada que ver con Saddam, pero ahora el castigo es para todos."

"Con la decisión tomada hoy (por ayer) se suspende temporalmente el servicio militar obligatorio, las posesiones de las unidades disueltas quedan en manos de la administración provisional de los aliados y se despide a todos los empleados de las entidades disueltas", dice el comunicado emitido por la Administración Provisional de la Coalición (APC).

Los soldados con rango inferior al de coronel del ejército regular iraquí, que no era considerado particularmente leal a Saddam Hussein, fueron enviados a casa con la promesa de que recibirán una indemnización de aproximadamente un mes de sueldo. Los coroneles y demás oficiales de alto rango no recibirán compensación alguna.

La administración civil estadounidense se ha comprometido a reinstaurar unas fuerzas armadas en un "futuro próximo". Además, prometió un ejército "bajo control civil". "Ese cuerpo será profesional, apolítico, militarmente eficaz y representará a todos los iraquíes", dijo el comunicado.

El destino de Uday

En tanto, el hijo mayor de Saddam Hussein, Uday, buscaría entregarse a las fuerzas estadounidenses que ocuparon Irak, pero aún no lo ha hecho por "la dura postura negociadora" de Estados Unidos, informó el diario The Wall Street Journal.

El diario, que cita como fuente a "terceras partes con conocimiento de las discusiones", indicó que Uday Hussein "se oculta en un barrio residencial de Bagdad y quiere saber qué acusaciones se le imputarán y cuál será el procedimiento de interrogatorios y de detención en caso de entregarse".

Por otro lado, el brasileño Sergio Vieira de Mello, actual alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, fue nombrado ayer por el secretario general de la ONU, Kofi Annan, como su representante especial para Irak. A través de Vieira de Mello, un diplomático de 55 años con más de 30 de experiencia en la ONU, la organización mundial se abre paso para cumplir su papel en la reconstrucción de Irak.

En París, y en otro paso de reconciliación tras las discrepancias sobre la guerra en Irak, el secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, y el canciller francés, Dominique de Villepin, aseguraron tras la cumbre de ministros del G8 que las relaciones entre ambos países son "excelentes".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.