EE.UU.: Irán tiene un plan nuclear secreto

Washington lanzó una ofensiva para que la ONU sancione a Teherán; la acusa de no cumplir con el tratado de no proliferación
Jorge Rosales
(0)
9 de mayo de 2003  

WASHINGTON.- Estados Unidos denunció ayer que Irán desarrolla un programa nuclear secreto con fines militares y comenzó a presionar a la comunidad internacional para que las Naciones Unidas condenen al régimen de Teherán por violar el Tratado de No Proliferación Nuclear.

"Siempre he expresado mis preocupaciones acerca de que los iraníes puedan estar desarrollando un programa nuclear", dijo ayer el presidente George W. Bush en la Casa Blanca, durante un encuentro con el emir de Qatar, Hamad Bin Jalifa al Zani, país donde funcionó el comando militar norteamericano durante la guerra con Irak.

Irán es uno de los tres países que según el gobierno de Bush integran el "eje del mal", desarrollan programas de armas de destrucción masiva y colaboran con las organizaciones terroristas. Los otros dos son Irak y Corea del Norte.

La Casa Blanca acusa al régimen de Teherán de haber avanzado en un programa secreto para obtener uranio enriquecido -el combustible para las armas nucleares- en una planta subterránea ubicada en Natanz, en la zona central del país, según publicó ayer The New York Times.

La administración republicana pretende que la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) realice una rigurosa inspección en las plantas nucleares iraníes y luego declare que el régimen de Teherán no ha cumplido con el Tratado de No Proliferación Nuclear, del que es signatario desde 1970, dijeron fuentes del gobierno de Bush.

La presión ahora se concentra en la AIEA, que preside Mohammed Al Baradei, con sede en Suiza, cuyo directorio ejecutivo de 35 miembros integra la Argentina.

Los primeros contactos norteamericanos han sido con su histórico aliado, Gran Bretaña, pero también con los países que se opusieron a la guerra en Irak, Francia, Alemania y Rusia, ya que son los miembros de mayor peso en la agencia de la ONU.

Mantener la tensión bélica

Estados Unidos apunta ahora contra Irán, cuando aún no ha podido convencer al mundo, un mes después de terminada la guerra en Irak, de que el derrocado régimen de Saddam Hussein poseía armas químicas y biológicas, el argumento central que disparó la intervención militar.

El éxito de la guerra contra Irak le ha dado a Bush un enorme respaldo popular, que los estrategos de la campaña de su reelección quieren mantener en alto hasta los comicios de noviembre de 2004. Un choque con Irán y con Corea del Norte, otra de las naciones a las que Estados Unidos apunta por su programa nuclear, podría ayudar a mantener en alto la tensión y sacar de la agenda de la campaña la cuestión económica, la preocupación central de los norteamericanos.

El gobierno iraní rechazó las acusaciones norteamericanas y dijo que espera que el organismo de las Naciones Unidas avale la utilización pacífica del programa nuclear de ese país. El vocero del gobierno de Teherán, Abdollah Ramazanzadeh, dijo ayer que el programa es para generar energía eléctrica.

Bush dijo que su preocupación sobre el programa iraní se la había transmitido al presidente de Rusia, Vladimir Putin, en el viaje que realizó a Moscú el año pasado. "Detener la proliferación de armas de destrucción masiva es el mayor asunto que enfrenta el mundo y es una cuestión en la que Estados Unidos seguirá liderando", dijo Bush ayer en un breve contacto con la prensa en la Casa Blanca. Añadió ayer que quiere esperar y ver qué resuelve la AIEA en el caso iraní, cuando se reúna para tratar esa cuestión el 16 de junio próximo, para luego determinar el accionar de su gobierno.

Estados Unidos dice que cuenta con información de inteligencia que revela que la planta de Natanz, cuya existencia se conoció el año pasado, contiene equipos de centrifugación que se utilizan para enriquecer uranio.

Esa planta es mucho más preocupante para los expertos que la de Bushehr, que tiene un reactor nuclear ruso, según los funcionarios norteamericanos citados ayer por The New York Times.

Programa "clandestino"

La planta de Bushehr, construida con tecnología y asistencia de Rusia, le ha dado a Irán el conocimiento y la tecnología como para planificar otra planta para desarrollar armas de destrucción masiva, entienden los funcionarios norteamericanos.

Al Baradei e inspectores del organismo de control internacional estuvieron en febrero pasado en la planta iraní, pero no como parte de una inspección formal, sino de un plan de visitas a las instalaciones de ese país.

Los halcones de la administración republicana, que se concentran en el Pentágono y en el Departamento de Estado, pretenden utilizar la enorme presencia militar en Irak en el juego de presiones que están haciendo sobre el régimen iraní.

El subsecretario de Estado para No Proliferación Nuclear, John Wolf, planteó que el caso iraní representa el desafío más importante que jamás haya tenido el Tratado de No Proliferación. El funcionario, que trabaja junto al secretario de Estado, Colin Powell, acusó a Irán de desarrollar un programa "clandestino" para alcanzar capacidad nuclear, que sólo tiene sentido si es parte de un plan de armas nucleares.

Medio Oriente

  • WASHINGTON (AFP).- El presidente George W. Bush presentará hoy un plan global para Medio Oriente que contempla en especial el establecimiento en diez años de una zona de libre comercio entre esta región y Estados Unidos, indicaron responsables de su administración. Bush tiene previsto hablar también sobre las oportunidades que ofrece el nombramiento de un nuevo primer ministro palestino.
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.