EE.UU, ONU, UE y Rusia, preocupados por el ascenso de Hamas