EE.UU. reabre el caso Letelier y pone a Pinochet en la mira

Dos fiscales norteamericanos llegaron ayer a Chile para indagar a 42 testigos.
Dos fiscales norteamericanos llegaron ayer a Chile para indagar a 42 testigos.
(0)
24 de marzo de 2000  

SANTIAGO.- Aunque exámenes médicos confirmaron el deterioro neurológico de Augusto Pinochet que eventualmente podría salvarlo, tal como ocurrió en Inglaterra, la situación judicial del ex dictador en Chile y en los Estados Unidos se ha complicado, agravada por la revelación de un documento que lo compromete en el asesinato del ex canciller Orlando Letelier.

Ayer, el diario The Washington Post informó que el Departamento de Justicia norteamericano decidió reabrir una antigua investigación sobre Pinochet vinculada con el caso Letelier. Dos fiscales norteamericanos ya están en Chile para presenciar el interrogatorio de 42 ex altos colaboradores vivos de Pinochet. La Corte Suprema autorizó el interrogatorio, pero no la participación de los fiscales.

El embajador de los Estados Unidos en Chile, John O´Leary, dijo que el Departamento de Justicia de su país no descansará hasta que sean llevados ante un juez todos los cuplables del asesinato de Letelier.

"Si bien han pasado 25 años del atentado -agregó-, el caso sigue estando abierto, ya que nadie podrá eludir la acción de la Justicia."

Funcionarios norteamericanos admitieron ayer que la intención del Departamento de Justicia norteamericano tiene un alto valor simbólico y podría ejercer presión sobre Chile para que se enjuicie a Pinochet.

La indagatoria apunta a conocer la responsabilidad de Pinochet en el atentado a Letelier, perpetrado en Washington el 21 de septiembre de 1976. A esto se suma la divulgación de una declaración notarial de Pedro Espinoza, quien acaba de cumplir su condena a 6 años por el homicidio de Letelier, que podría hacer que el proceso se reabra, según la abogada Carmen Hertz. La abogada entregó el documento al magistrado Juan Guzmán, que sustancia ya 76 querellas contra Pinochet.

El magistrado pidió el 6 marzo último el desafuero de Pinochet como senador vitalicio por existir presunciones fundadas de su responsabilidad en los secuestros de 19 personas perpetrados por una comitiva militar enviada por Pinochet al sur y al norte del país, y que dejó una estela de 72 ejecuciones sumarias. Como los homicidios caben dentro de una ley de amnistía, el juez Guzmán encontró el resquicio de los secuestros para procesar ya a 5 oficiales que encabezaron la "caravana de la muerte".

Si la Corte de Apelaciones de Santiago y la Corte Suprema le levantan el fuero a Pinochet, Guzmán estaría en condiciones de procesarlo.

La periodista chilena Patricia Verdugo, que obtuvo el documento de Espinoza, lo entregó ayer al diputado socialista Juan Pablo Letelier, hijo del asesinado Orlando Letelier.

El legislador afirmó que es "la primera evidencia de naturaleza judicial que permite sindicar la responsabilidad judicial, legal, de Pinochet en este acto de terrorismo de Estado".

Según Letelier, el cargo contra Pinochet puede implicar a corto o mediano plazo que la justicia norteamericana pida la extradición del anciano ex militar y de otros oficiales que habrían obstaculizado la Justicia. Entre ellos el general retirado Héctor Orozco, que actuó como fiscal militar en el caso Letelier y que presionó a Espinoza, según su declaración, para "dejar libre de polvo y paja" al ex jefe del ejército y gobernante.

Daños cerebrales

En tanto, se filtró a la prensa el resultado del examen cerebral al que fue sometido el martes el octogenario Pinochet. Según el trascendido publicado en El Mercurio, Pinochet padece de "daños irreversibles" en el cerebro, y no recuerda "una serie de episodios relacionados con el proceso por el cual se pide su desafuero", tal como lo determinaron los exámenes que le hicieron en Londres.

Aunque por un lado el cerco judicial contra el ex dictador se estrecha, por otro el deterioro físico y mental hace más difícil que llegue a ser procesado en Chile. Y la justicia tampoco tiene apuro por hacerlo. Se estima que sólo a fines de abril el tribunal de apelaciones podría entrar a considerar la petición de desafuero.

Los tribunales pueden, además, decidir que antes de ser procesado exámenes médicos determinen si está en condiciones mentales de enfrentar un juicio, la única condición eximente que establece la justicia chilena.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.