EE.UU. relanzará su programa nuclear

Producirá una nueva generación de armas
(0)
11 de mayo de 2003  

WASHINGTON.- La administración del presidente George W. Bush dio un importante paso en el Congreso en la dirección de desarrollar una nueva generación de armas nucleares, al obtener el levantamiento de la prohibición sobre la puesta a punto de armamento nuclear de bajo poder por un comité clave del Senado, que tratará el proyecto en un pleno del cuerpo en dos semanas.

El Comité de las Fuerzas Armadas del Senado se pronunció en la noche del viernes último, durante el examen del presupuesto de Defensa, por el levantamiento de la prohibición instaurada diez años atrás.

También se incluyó el aumento del financiamiento para un sitio de armas nucleares en Nevada que le permitiría al Pentágono, si fuera necesario, reanudar su programa nuclear con mayor rapidez.

En un comunicado, el comité anunció que refrendó esta medida, precisando sin embargo que la decisión no puede ser interpretada como "autorizando ensayos, adquisición o despliegue de armas nucleares de bajo poder" (menos de 5 kilotoneladas).

En un giro respecto de la política norteamericana de armas nucleares en los años recientes, la administración Bush se ha movilizado para desarrollar opciones con armas atómicas para poder manejar mejor amenazas nucleares que puedan surgir, como los búnkers subterráneos donde adversarios potenciales podrían esconder armas y misiles prohibidos.

Partidarios del control de armas se han mostrado alarmados, ya que temen que la disponibilidad de bombas más pequeñas que prometen menos daños secundarios alentará a algunos países a utilizar armas que han sido casi impensables por medio siglo.

Les preocupa que la expansión del arsenal nuclear norteamericano aliente a más países a desarrollar armas y así se debiliten los ya frágiles esfuerzos de no proliferación internacional.

Material nuclear en Irak

En tanto, siete instalaciones nucleares en Irak quedaron destruidas o gravemente dañadas durante los saqueos que se sucedieron en el país tras la caída del régimen del presidente Saddam Hussein, informó ayer The Washington Post.

El diario, que cita a investigadores estadounidenses, explica que hasta el momento no está claro qué ha desaparecido de esas instalaciones, aunque Washington teme que se hayan perdido documentos técnicos, equipos y posibles fuentes de radiación.

Según el diario, sí está probado que los saqueadores pudieron tener acceso a "elementos químicos y archivos científicos que, en las manos equivocadas, pueden acelerar el proceso de fabricación de una bomba nuclear o radiológica" por parte de extremistas.

Entre las instalaciones saqueadas se encuentran el almacén Tuaita y su vecino Centro de Investigación Nuclear de Bagdad, así como la central nuclear de Ash Shayjili, el Nuevo Centro de Diseño Nuclear de Bagdad y la planta nuclear de Tahadi.

Según el coronel estadounidense Charles Allison, quien encabezó la investigación en Ash Shajili, "los almacenes quedaron completamente destruidos" por el fuego y los saqueos.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.