EE.UU. retomó su embajada en Kabul

Tras 12 años, los marines la ocuparon para preparar la llegada de funcionarios
(0)
11 de diciembre de 2001  

KABUL.- Tras doce años de ausencia, Estados Unidos retomó ayer su embajada en Kabul cuando marines la ocuparon para proteger la llegada de un grupo de inspectores.

“Llegamos para proporcionar seguridad a la embajada y proteger al equipo técnico de evaluación, compuesto de civiles del departamento de Estado y de expertos militares”, dijo Vic Harris, vocero del ejército estadounidense.

Harris no indicó cuántos marines ocupaban el edificio ni cuánto tiempo estarían. “Estaremos aquí hasta que la misión haya sido completada”, dijo Harris, que precisó que la presencia militar no tiene nada que ver con la fuerza multinacional que debe llegar a Kabul, en el marco de los acuerdos de Bonn, firmados el 5 del mes actual.

Al menos nueve soldados ocuparon posiciones en el techo de la edificación mientras los funcionarios del departamento de Estado mudaban sus equipos a la sede diplomática.

En el tejado del edificio eran visibles marines con cascos, agazapados con sus ametralladoras, detrás de sacos terreros. Otros patrullaban por el recinto, situado en el barrio diplomático de la capital afgana, Wazir Ajbar Jan. Algunos soldados llevaban cascos y otros boinas de lana negra. Todos cargaban fusiles M-16.

En los últimos días del régimen de los talibanes, que dejó Kabul el 13 de noviembre, una manifestación de miles de personas trató de incendiar la embajada, pero sólo unos vehículos y locales anexos quedaron destruidos.

Estados Unidos anunció hace unos días la próxima llegada de una representación diplomática a Kabul, sumándose así a Irán, Rusia, Gran Bretaña y Francia, entre otros.

Bloqueo en Kandahar

La embajada fue cerrada cuando finalizó la retirada soviética de Afganistán, y hasta la llegada de los marines ayer permanecía desierta.

Otros cientos de marines fueron también desplegados ayer alrededor de Kandahar para impedir que el líder talibán, el mullah Mohammed Omar, que escapó tras entregar la ciudad el jueves pasado, permanezca en libertad y para cortar el paso a talibanes y miembros de la red Al-Qaeda.

El nuevo centro de operaciones de los marines, que domina varias rutas, se encuentra a 20 kilómetros de Kandahar y permitirá a la infantería responder rápidamente a datos proporcionados por fuerzas antitalibanes para impedir fugas, dijo el vocero David Romley. Las tropas que patrullan los caminos alrededor de la ciudad llevan fotos de “dirigentes terroristas” que se escaparon con Omar.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.