EE.UU. se encamina al cierre más largo del gobierno

Migrantes toman el desayuno en un albergue en Reynosa, México
Migrantes toman el desayuno en un albergue en Reynosa, México Crédito: Meredith Kohut/NYT
Con las negociaciones sobre el muro trabadas, Trump hablará hoy y viajará pasado mañana a la frontera con México para intentar presionar a los demócratas
(0)
8 de enero de 2019  

WASHINGTON.- Estados Unidos comenzó a prepararse para un nuevo hito en su historia: la parálisis más larga en la historia de su gobierno federal, forzado a un "cierre parcial" por una puja política entre republicanos y demócratas en torno del muro prometido por el presidente Donald Trump en la frontera sur del país.

Mientras miles de trabajadores federales ven pasar los días sin cobrar su sueldo y varias dependencias públicas se ven forzadas a recurrir a la creatividad para seguir funcionando con cierta normalidad, Trump anunció que brindará un discurso, hoy, sobre la frontera y viajará pasado mañana al límite con México , en una nueva señal de que está dispuesto a ir a fondo para conseguir el dinero que necesita para la construcción de lo que su propio gobierno promueve ahora como una "barrera metálica", y no ya una pared de concreto.

Ambas decisiones pusieron a Estados Unidos camino a la parálisis federal más larga de su historia, ya que apuntan a que el presidente republicano no tiene la intención de ceder en su promesa de construir un muro que cree contendrá la inmigración ilegal y el tráfico de drogas. El Trumpshutdown, como lo han bautizado los demócratas, cumplió ayer 16 días. El cierre parcial más largo, hasta ahora, fue durante la presidencia de Bill Clinton , en 1994. Duró 21 días.

El gobierno federal de Estados Unidos vive desde hace años sin un presupuesto anual para organizar sus gastos. En vez de operar bajo ese sistema como cualquier país, el Congreso aprueba "parches" presupuestarios.

Trump sostiene que se necesitan más de 5000 millones de dólares para un muro para proteger la frontera. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, tuiteó ayer que Trump aprovechará la visita a la frontera sur para "reunirse con aquellos en la línea del frente de la crisis humanitaria y de seguridad nacional".

Trump propuso construir la barrera con acero en lugar de concreto, presentándolo como una concesión a las objeciones demócratas a un muro sólido. A ellos "no les gusta el concreto, así que les daremos acero", dijo.

Pero los demócratas han dejado claro que consideran un muro inmoral e inefectivo y prefieren otros tipos de seguridad fronteriza financiada con los niveles ya acordados.

Funcionarios de la Casa Blanca reiteraron el pedido de fondos de Trump en una carta al Capitolio tras una reunión celebrada anteayer con altos asesores del Congreso, dirigida por el vicepresidente, Mike Pence, que arrojó pocos avances. La misiva del director interino de la Oficina de Administración y Presupuesto, Russell Vought, solicitó financiamiento para una "barrera de acero en la frontera sudoeste".

La Casa Blanca señaló que la carta y los detalles proporcionados durante la reunión buscaban responder a las preguntas de los demócratas sobre la solicitud de fondos. Los demócratas, por su parte, dijeron que el gobierno no ha presentado aún un presupuesto completo sobre cómo gastaría los miles de millones que pide. En su campaña presidencial, Trump prometió que México pagaría el muro, algo que el país vecino rechaza.

La carta incluye una solicitud de 800 millones de dólares para "necesidades humanitarias urgentes", un reflejo de la creciente inquietud sobre la llegada de migrantes a la frontera, una cuestión planteada por los demócratas durante las reuniones, dijo la Casa Blanca. El documento recoge algunas demandas existentes, como fondos para camas en centros de detención y agentes de seguridad, que ya fueron criticadas por el Congreso y podrían enfrentar la resistencia de legisladores demócratas.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, tiene intención de aprobar leyes individuales para reabrir las agencias gubernamentales en los próximos días, empezando por el Departamento del Tesoro, para asegurar que la gente reciba sus devoluciones de impuestos. Con esto se busca aumentar la presión sobre los senadores republicanos, algunos de los cuales están cada vez más nerviosos por la duración del cierre del gobierno. "Lo que percibimos es un presidente que no solo quiere cerrar el gobierno y construir un muro, sino que también quiere abolir el Congreso para que únicamente se escuche su voz", criticó anteayer Pelosi.

Unos 800.000 funcionarios federales se han visto afectados. Joe DePete, presidente de la Asociación Internacional de Pilotos de Líneas Aéreas (ALPA), le escribió a Trump para pedirle "las medidas necesarias para poner fin inmediatamente al cierre parcial del gobierno". DePete, que lidera la asociación que representa a 61.000 pilotos, hizo este pedido al considerar que el shutdown está teniendo "consecuencias negativas sobre la seguridad y eficacia" en el sistema nacional aeroespacial.

Sectores afectados por el cierre

  • Parques, museos y zoológicos

La basura se está acumulando alrededor de los tachos de basura en los parques nacionales que carecen de empleados federales. Tras el cierre, estos fueron considerados no esenciales y dejaron de recibir sueldo. En algunos casos, han sido reemplazados por voluntarios. A diferencia de los shutdowns anteriores, algunos parques nacionales han permanecido abiertos incluso sin guardaparques para garantizar la seguridad. La entrada a dichos sitios, ahora gratuita, no está exenta de riesgos para los visitantes. Al menos siete personas han muerto en accidentes desde el 22 de diciembre, según el informe de los medios. Para pagar a los empleados de los lugares más visitados, el Servicio Nacional de Parques ha decidido utilizar el presupuesto de las tarifas de las entradas, generalmente reservado para financiar la infraestructura. Los famosos museos Smithsonian y el Zoológico Nacional en Washington se cerraron al público el 2 de enero debido a la falta de fondos, aunque algunos empleados todavía están alimentando a los animales.

  • Esperas en aeropuertos

El cierre está afectando las operaciones de seguridad en los aeropuertos, donde los empleados de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA) han sido considerados esenciales, pero un número cada vez mayor de personas se están ausentando por enfermedad, ya que en la actualidad no están recibiendo salarios.

  • Impacto en los tribunales

Los tribunales encargados de tratar casos de inmigración, que ya tienen más de un millón de casos pendientes, se vieron impactados por el cierre. Mientras que 400 jueces especializados continúan revisando los archivos de los migrantes detenidos, todas las demás audiencias fueron suspendidas y los funcionarios judiciales no están trabajando.

  • Devolución de impuestos

Con cerca del 90% de su fuerza laboral con licencia forzada, el Servicio de Impuestos Internos se enfrentará pronto a una avalancha de papeles de los contribuyentes, que tienen hasta abril para presentar la declaración. Un retraso en los reembolsos podría tener un impacto tanto en el consumo de los hogares como en la economía de Estados Unidos.

  • Víctimas colaterales

Las personas más pobres son víctimas colaterales del cierre, que afecta al Departamento de Vivienda y Desarrollo (HUD, por sus siglas en inglés), la agencia responsable de la vivienda pública. HUD ha pedido a propietarios que utilicen sus cuentas de reserva y que no desalojen a los inquilinos que no puedan pagar el alquiler. Los cupones de alimento emitidos por el Departamento de Agricultura, para alimentar a 38 millones de personas, también podrían ser limitados a partir de febrero, ya que la financiación de emergencia cubriría menos de dos tercios de ese mes, según informaron los medios. Las comunidades de nativos americanos también se ven afectadas por la falta de fondos para la Oficina de Asuntos Indígenas, que proporciona servicios básicos a casi dos millones de personas. Sharice Davids, un congresista nativo americano que representa a un distrito de Kansas, dijo a la Radio Pública Nacional que un nativo americano falleció recientemente porque los servicios de emergencia no habían sido capaces de intervenir a tiempo, ya que la carretera estaba intransitable debido a la falta de mantenimiento.

  • Comunidad científica

Algunos laboratorios federales están vacíos ya que los científicos han sido enviados a casa. Hay investigaciones que han sido interrumpidas. Algunas agencias trabajan como de costumbre, pero otras, como el servicio meteorológico, se ven afectadas

Agencias AP, AFP Y DPA

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.