EE.UU. suspendió el traslado de los presos talibanes a Guantánamo

En medio de críticas internacionales, anunció que ampliará las instalaciones
(0)
24 de enero de 2002  

WASHINGTON.- Estados Unidos suspendió temporalmente los traslados de prisioneros capturados en Afganistán hacia su base naval en Guantánamo, Cuba, con el fin de ampliar las instalaciones carcelarias y coordinar tareas de inteligencia relativas a la guerra contra el terrorismo, dijeron funcionarios del Pentágono.

La medida se produjo en medio de duras críticas internacionales por el trato que reciben los cautivos afganos y por la negativa estadounidense a reconocerlos como prisioneros de guerra, con los derechos que otorga la Convención de Ginebra.

Fuentes militares de Washington y del cuartel general del Comando Sur, en Miami, dijeron que los vuelos a Guantánamo, donde están alojados 158 detenidos talibanes y de Al-Qaeda bajo estricta vigilancia, podrían reanudarse la próxima semana.

Los afganos están encerrados en jaulas metálicas, techadas, y rodeados por efectivos militares norteamericanos.

Grupos defensores de los derechos humanos y algunas organizaciones internacionales han criticado las condiciones de reclusión en la base de Guantánamo y la forma en que estos hombres fueron trasladados desde Afganistán, ya que viajaron esposados y encapuchados durante 27 horas. La prensa británica, en tanto, publicó el fin de semana fotografías de un grupo de detenidos arrodillados, esposados y privados del uso de sus sentidos por medio de anteojos oscuros, cascos en las orejas y una mascarilla en la boca.

Pese a las críticas internacionales, el presidente estadounidense, George W. Bush, dijo ayer estar "satisfecho" con el trato que están recibiendo los prisioneros afganos.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld, también defendió la política de Washington hacia los cautivos y dijo que están recibiendo un trato "humanitario".

Sin embargo, el gobierno suizo hizo llegar un mensaje a los Estados Unidos en el que sostiene que ese país, "tal como el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos", opina que las personas encarceladas en Guantánamo "deben beneficiarse con el estatuto de prisioneros de guerra, por lo menos provisionalmente".

El talibán norteamericano

La suspensión del traslado de los detenidos a Guantánamo se produjo también en momentos en que el combatiente estadounidense talibán John Walker Lindh era trasladado por vía aérea a un aeropuerto en el área de Washington para ser enjuiciado en una corte federal.

Walker, capturado el 1° de diciembre en Afganistán y acusado formalmente de conspirar para matar a ciudadanos estadounidenses y de apoyar a la red Al-Qaeda (La Base) que lidera Osama ben Laden, salió de Afganistán anteayer en un avión de carga y se esperaba que aterrizara anoche en el aeropuerto internacional Dulles, cerca de Washington.

Steve Lucas, vocero del Comando Sur, dijo ayer que no ha comenzado aún el interrogatorio a los cautivos en Cuba y que un equipo interdisciplinario de expertos estadounidenses está determinando cuál es la mejor manera de coordinar la información que se obtenga, para evitar futuros ataques a Estados Unidos.

Si bien el jefe de la campaña militar estadounidense en Afganistán, general Tommy Franks, admitió que las tropas norteamericanas no permanecerán por largo tiempo en ese país, el director del FBI, Robert Mueller, dijo durante una visita a Afganistán que los interrogatorios realizados a miembros de Al-Qaeda en la base estadounidense de Kandahar permitieron prevenir atentados terroristas en todo el mundo.

Mueller no quiso dar detalles de qué ataques fueron evitados, aunque otras fuentes norteamericanas en Afganistán dijeron que se obtuvo información sobre posibles atentados en Singapur y Bosnia.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?