Después de la campaña en Afganistán. EE.UU. y Gran Bretaña atacarán a otros países