Efecto Brexit: cae la economía por primera vez desde 2012

Johnson, ayer, en una visita a un centro de investigación
Johnson, ayer, en una visita a un centro de investigación Fuente: Reuters
En una señal de alerta por el divorcio de la UE, el PBI se contrajo en el segundo trimestre; "hay que prepararse para un no deal", advirtió Johnson
(0)
10 de agosto de 2019  

LONDRES.- El primer ministro Boris Johnson no logra reunir suficientes apoyos para una salida acordada de la Unión Europea (UE), y la economía británica ya comenzó a dar señales de alarma con la caída del PBI en el segundo trimestre por primera vez en siete años.

"El PBI se contrajo en el segundo trimestre por primera vez desde 2012 después de un crecimiento robusto en el primer trimestre. Las manufacturas cayeron tras un fuerte comienzo de año, cuando se adelantó la producción con vistas a la fecha original para la retirada de Gran Bretaña de la UE", declaró Rob Kent Smith, responsable de PBI en la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS).

Aunque la caída es anterior al cambio de gobierno y la asunción de Johnson, el pasado 24 de julio, el primer ministro tampoco logró en estas semanas despejar las dudas sobre la temida salida brusca de la alianza comunitaria.

"Mi máxima prioridad será prepararnos de forma urgente y rápida ante la posibilidad de una salida sin acuerdo", escribió ayer Johnson en una carta a los empleados gubernamentales. De todas maneras insistió: "Preferiría irme con un acuerdo".

La contracción registrada entre abril y junio por la ONS es del 0,2%. Técnicamente, no se trata de una recesión porque la estimación anual para finales de 2019 sigue marcada por el crecimiento, aunque a un ritmo más lento. Sin embargo, este es el peor resultado, trimestre a trimestre, en muchos años.

Además, otro dato relevante es que se trata de un giro respecto de los tres primeros meses del año, cuando aún había expectativa de una salida ordenada de la UE y la economía creció un 0,5%. Arrastrada por el índice conocido ayer, la libra esterlina giró con fuerza a la baja y rozó su nivel más bajo en dos años frente al dólar y el euro, con una cotización de 1,2119 dólares, y 1,08 euros.

Esta contracción de la economía es una mala noticia para el gobierno del brexiter Johnson, que prometió que Gran Bretaña abandonará la UE el 31 de octubre aunque no haya acuerdo con el bloque.

Varias organizaciones económicas de peso vienen advirtiendo que una salida abrupta de la UE tendrá consecuencias negativas para la economía del país.

El Banco de Inglaterra prevé que tras el Brexit el crecimiento se ralentice y la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria (OBR, por sus siglas en inglés), encargada de las previsiones económicas para el gobierno, considera que el país podría incluso entrar en recesión en un escenario de salida sin pactar con Bruselas.

En cuanto a la producción, muchas empresas británicas se habían organizado pensando que el Brexit tendría lugar, como estaba previsto, el 29 de marzo. Pero ese plazo fue atrasado dos veces debido a que la Cámara de los Comunes rechazó aprobar el acuerdo de salida que negoció la entonces primera ministra, Theresa May, con Bruselas.

Uno de los rubros afectados fue la industria automotriz, que interrumpió la actividad de varias plantas de producción en abril a causa de los cambios sucesivos de programa, lo que perturbó su planificación. Otros sectores manufactureros también se vieron afectados y, al final, la producción industrial se redujo un 1,4%.

La actividad en la construcción también disminuyó un 1,3%, con unos inversores cautelosos frente a la posibilidad de que el Brexit lastre los precios del sector inmobiliario.

Los servicios, por su parte, apenas frenaron su caída con un tímido +0,1%, su subida más débil en tres años.

Pronósticos ante un no deal

Amenaza de recesión

El 18 de julio la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria -organismo estatal independiente- estimó que un Brexit sin acuerdo hundiría al país en una recesión que reduciría la economía un 2%, elevaría el desempleo por encima del 5% y haría que los precios de las viviendas cayeran 10%.

Ralentización

En la misma dirección, el Banco de Inglaterra recortó a comienzos de este mes las previsiones de crecimiento para este año, de un 1,5% a 1,3% por el temor a un Brexit sin acuerdo con Bruselas; en tanto, también redujo las del año próximo, de 1,6% a 1,3%.

Agencias Reuters y AFP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.