Egipto entra en guerra con EI tras la masacre de los coptos

La fuerza aérea egipcia bombardeó posiciones del grupo jihadista en Libia, donde tienen un bastión; El Cairo reclama ayuda internacional para frenar el avance extremista en el norte de África
(0)
17 de febrero de 2015  

EL CAIRO.- Horas después de la brutal decapitación de una veintena de cristianos coptos egipcios a manos de Estado Islámico (EI), aviones de combate de Egipto bombardearon en las primeras horas de ayer objetivos del grupo jihadista en Libia, país que se encuentra a las puertas de una guerra civil y donde los islamistas cuentan con un bastión en Derna.

Además, Egipto reclamó ayer una "intervención firme" de la comunidad internacional en Libia. En ese sentido, el canciller Sameh Shukri viajó a Nueva York como primera escala de una gira en la que pedirá al mundo que "afronte su responsabilidad" y adopte medidas "fuertes y efectivas" contra las organizaciones terroristas.

Los países integrantes del Consejo de Seguridad de la ONU buscan consensuar antes de mañana, cuando se reúna el organismo, una categórica respuesta diplomática y militar a la masacre. Francia se ha colocado al frente de las negociaciones después del diálogo telefónico entre los presidentes Abdel Fatah al-Sisi y François Hollande.

El ataque de la potencia árabe, coordinado en dos incursiones con la fuerza aérea libia, comenzó durante el amanecer de ayer y alcanzó campamentos de EI, sitios de entrenamiento y áreas de almacenamiento de armas en Libia.

Un comandante de la fuerza aérea libia dijo que entre 40 y 50 militantes murieron en los bombardeos. "Hay bajas entre individuos y destrucción de municiones y centros de comunicación de Estado Islámico", dijo Saqr al-Joroushi a la televisión egipcia. "En las próximas horas se realizarán más ataques aéreos junto con Egipto", agregó el militar.

Dos fuentes de seguridad libias dijeron que civiles, entre ellos tres chicos y dos mujeres, murieron en los ataques. Los funcionarios hablaron bajo condición de anonimato.

Los militares egipcios, en tanto, publicaron imágenes en las que cazas de combate F-16 despegaban en la noche. Testigos aseguraron que los aviones habían bombardeado Derna, bastión de los jihadistas 1300 kilómetros al este de Trípoli, la capital.

Un vocero de las fuerzas armadas anunció los ataques en la radio estatal, la primera vez que El Cairo reconoce acciones militares en la vecina Libia, donde grupos extremistas considerados una amenaza para las dos naciones se han aprovechado del caos generado tras el levantamiento de 2011 contra el dictador Muammar Khadafy.

El militar dijo que en el segundo bombardeo los cazas atacaron también objetivos en Derna, donde un funcionario de seguridad dijo que la ciudad y sus suburbios fueron estremecidos por grandes explosiones en horas del mediodía.

El funcionario del gobierno egipcio explicó que los "intensos ataques" buscaban "vengar el derramamiento de sangre y alcanzar venganza contra los asesinos".

"Que tanto los que están lejos como los que están cerca sepan que los egipcios tienen un escudo que los protege a ellos y a la seguridad del país y una espada que amputa el terrorismo y el extremismo", añadió.

Egipto está luchando contra una creciente insurgencia islamista centrada en la estratégica península del Sinaí, donde varios grupos han declarado recientemente su lealtad a Estado Islámico y dependen en gran medida de las armas de contrabando que llegan a través de la frontera entre Egipto y Libia.

El grupo jihadista, que desde junio pasado controla amplios sectores de territorio en Siria e Irak, logró luego la adhesión de varias milicias islamistas que dominan Derna y sus alrededores en Libia, donde bandos absorbieron el sistema tribal del país y buscan el poder desde la muerte de Khadafy, en octubre de 2011 (ver aparte).

La represalia egipcia, con la misma metodología que emplean las potencias occidentales en Siria e Irak contra bastiones de EI, llegó después de la decapitación de 20 de sus ciudadanos de la minoría copta mostrada al mundo en un escalofriante video publicado anteayer.

Las ejecuciones a orillas del Mediterráneo dejaron en evidencia que EI, que impuso un autoproclamado califato en una tercera parte de Siria e Irak, cuenta con un bastión a menos de 800 kilómetros de Italia. Uno de los extremistas que aparecen en la grabación afirma que el grupo planea ahora "conquistar Roma".

El sofisticado video del domingo también es uno de los primeros videos de decapitación en ser grabados fuera del territorio central del grupo en Siria e Irak, y empleó las técnicas de avanzada empleadas en grabaciones anteriores de la milicia.

Comprometido en la defensa de las minorías cristianas en Medio Oriente y África, el papa Francisco condenó ayer la nueva atrocidad de los jihadistas.

En declaraciones espontáneas durante un discurso dirigiéndose a miembros de la Iglesia de Escocia, Francisco reflexionó ayer: "Me permito recurrir a mi lengua materna para expresar un hondo y triste sentimiento. Hoy [por ayer] pude leer la ejecución de esos 20, 21, 22 cristianos coptos. Solamente decían: «Jesús, ayúdame». Fueron asesinados por el solo hecho de ser cristianos", dijo Francisco en español.

Agencias AP, ANSA, EFE y Reuters

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.