EI trata de recuperar su último bastión sirio