El ajuste socava la popularidad de Zapatero