Coronavirus: el arma secreta de Taiwán contra el Covid-19: un vicepresidente epidemiólogo

El vicepresidente Chen Chien-jen de Taiwán, líder en la lucha contra el brote de coronavirus en el país
El vicepresidente Chen Chien-jen de Taiwán, líder en la lucha contra el brote de coronavirus en el país Fuente: Reuters
(0)
11 de mayo de 2020  • 11:16

TAIPEI.- Las llamadas generalmente llegan de noche, cuando el vicepresidente de Taiwán, Chen Chien-jen , suele estar en casa en pijama. Los científicos buscan su consejo sobre el desarrollo de medicamentos antivirales. Los funcionarios de salud solicitan su orientación mientras investigan un brote del coronavirus en un barco de la marina.

Al igual que muchos líderes mundiales, Chen está luchando para mantener a raya el coronavirus y predecir el curso de la pandemia. Está rastreando infecciones, presionando por vacunas y kits de prueba, y recordando al público que se lave las manos.

Pero a diferencia de la mayoría de los funcionarios, Chen ha pasado su carrera preparándose para este momento: es un epidemiólogo entrenado por Johns Hopkins y un experto en virus .

Esa experiencia ha llevado a Chen del detrás de escena a la vanguardia de la respuesta de Taiwán a la crisis. Él ha aceptado su doble papel, utilizando su autoridad política para criticar a China por tratar de ocultar el virus inicialmente , incluso cuando el científico en él se concentra en analizar las tendencias en la transmisión.

Chen está a horcajadas en los dos mundos en un momento en que la ciencia se ha vuelto cada vez más política . Los funcionarios chinos y estadounidenses intercambian regularmente teorías sin fundamento que se atacan entre sí sobre los orígenes del virus.

En todo el mundo, los expertos en salud pública habitualmente se pelean con los líderes políticos sobre cómo se propaga el virus y los costos y beneficios de los bloqueos . Chen, dice que como vicepresidente, solo los hechos impulsan sus políticas.

La temperatura de un estudiante se verifica durante una clase en la Escuela Secundaria Superior Municipal Yucheng en Taiwán, 30 de abril de 2020
La temperatura de un estudiante se verifica durante una clase en la Escuela Secundaria Superior Municipal Yucheng en Taiwán, 30 de abril de 2020 Crédito: The New York Times

"La evidencia es más importante que jugar a la política" , dijo en una entrevista reciente en la capital de Taiwán, Taipei.

Ahora, en las últimas semanas de su mandato, el legado de Chen como vicepresidente puede estar determinado por el éxito de Taiwán .

Chen, de 68 años, es conocido cariñosamente en Taiwán como "hermano mayor" , y muchas personas lo lo reconocen por ayudar a la isla a evitar las infecciones y muertes a gran escala por el coronavirus que han abrumado a muchos países.

Como alto funcionario de salud durante la crisis del SARS de 2003, impulsó una serie de reformas para preparar a la isla para el próximo brote, incluida la construcción de salas de aislamiento y laboratorios de investigación de virus .

Los primeros preparativos de Taiwán lo colocaron en una posición sólida cuando el virus golpeó, y la isla ha recibido elogios por su respuesta. Hasta ahora ha informado de unos 400 casos confirmados y seis muertes , mucho menos que muchos países.

Chong Ja Ian, profesor asociado de ciencias políticas en la Universidad Nacional de Singapur, dijo que Chen tenía una combinación de "influencia política y experiencia técnica" que fue efectiva en Taiwán, una sociedad donde dijo que había una gran confianza en la ciencia y el respeto por profesionales médicos.

Ahora Chen espera que Taiwán pueda desempeñar un papel de liderazgo para ayudar al mundo a recuperarse del virus y reiniciar el crecimiento económico . Está supervisando los esfuerzos para desarrollar una vacuna y producir herramientas como kits rápidos de prueba de coronavirus.

"Taiwán no puede esperar cuando otros países están en gran peligro" , dijo.

Chen mantiene el estilo de científico ermitaño y no está acostumbrado a la atención. Ha hecho una carrera al mantenerse alejado de las luchas políticas, incluso negándose a unirse al Partido Democrático Progresista que dirige la presidenta Tsai Ing-wen .

"Él es un erudito; en realidad no le importa mucho el juego de poder" , dijo Chen Chi-mai, viceprimer ministro que como estudiante de salud pública en la década de 1990 tomó una clase de epidemiología de Chen y sigue siendo un amigo cercano. "Es popular porque es neutral" .

Un miembro del personal de limpieza del tren de alta velocidad de Taiwán desinfecta el equipo dentro de la estación de Nangang, en Taipei, Taiwán, el 30 de abril de 2020
Un miembro del personal de limpieza del tren de alta velocidad de Taiwán desinfecta el equipo dentro de la estación de Nangang, en Taipei, Taiwán, el 30 de abril de 2020 Crédito: The New York Times

Ciencia y política

Desde muy joven, Chen estuvo rodeado de política. Es hijo de un poderoso líder del condado en el sur de Taiwán y dijo que rápidamente desarrolló una apreciación por el arte del compromiso.

"De mi padre, aprendí que la política no significa que las personas tengan que luchar entre sí hasta la muerte", recordó en una entrevista en 2016 con la Agencia Central de Noticias de Taiwán. "Una vez que las personas quedan atrapadas en tal confrontación, constantemente se encontrarán fallas entre sí".

Durante gran parte de su carrera, evitó la política, enfocándose en su primer amor, las ciencias naturales. Obtuvo un doctorado en epidemiología y genética humana en la Universidad Johns Hopkins en 1982 , y se convirtió en una autoridad en hepatitis B, así como en enfermedades asociadas con la exposición al arsénico.

En el apogeo del brote de SARS, que infectó a 671 personas y mató a 84 personas en Taiwán , Chen fue nombrado ministro de salud .

En ese momento, el gobierno enfrentó una crisis de confianza luego de que las autoridades sellaron un hospital contaminado con más de 1000 personas adentro . El movimiento provocó el pánico y algunas personas dentro de las instalaciones, convencidas de que ellos o sus seres queridos tenían el virus, intentaron suicidarse.

"Vimos gente saltando por las ventanas", recordó Chen. "Fue realmente caótico".

Después de trabajar para contener el SARS, Chen dirigió a Taiwán en sus esfuerzos por prepararse para el próximo brote. El gobierno estableció un centro de gestión de desastres, aumentó la producción de equipo de protección y revisó la ley de enfermedades infecciosas, entre otras medidas.

Chen regresó a la vida académica hasta 2015, cuando Tsai, entonces candidata presidencial, lo seleccionó para ser su compañero de fórmula.

Como vicepresidente, Chen se ha enfrentado a otros desafíos. Abordó la reforma de pensiones , lo que provocó protestas de los funcionarios públicos por los recortes. Como católico, visitó el Vaticano tres veces como vicepresidente, enojando a Pekín, que lo instó a cortar los lazos diplomáticos con Taiwán.

Apoyó el matrimonio entre personas del mismo sexo, que se legalizó en Taiwán el año pasado, a pesar de las críticas de otros cristianos.

Sobre todo, mantuvo un perfil bajo. Pero a fines de diciembre, en medio de los primeros informes de una misteriosa neumonía emergente en la ciudad china de Wuhan, a casi 1000 kilómetros al noroeste de Taipei, se puso en acción, preocupado por la posibilidad de una epidemia.

Chen rápidamente ordenó a las autoridades que rastrearan a los viajeros de China continental y aislaran a las personas que mostraban síntomas del virus . Para el 21 de enero, el primer caso había llegado a Taiwán, y el gobierno pronto comenzó a racionar las máscaras .

Una mujer en una cafetería de una tienda departamental rodeada de paños para el distanciamiento social, en Taipei, Taiwán, el miércoles 29 de abril de 2020, durante la pandemia de coronavirus
Una mujer en una cafetería de una tienda departamental rodeada de paños para el distanciamiento social, en Taipei, Taiwán, el miércoles 29 de abril de 2020, durante la pandemia de coronavirus Crédito: The New York Times

Después de un brote en un barco de la marina , instó a los funcionarios a evaluar a más de 700 miembros de la tripulación con la esperanza de recopilar datos para un estudio en pacientes asintomáticos .

El 20 de mayo, Chen dejará de ser vicepresidente . Planea regresar a la academia y dice que el coronavirus será el foco de su investigación.

Todos los días, alrededor de las siete de la mañana, Chen va a la iglesia, donde se ha cancelado la misa debido al virus. "Rezo para tener el coraje de cambiar lo que podemos cambiar", dijo, señalando el esfuerzo para producir mejores pruebas, medicamentos y vacunas. "Tenemos que aceptar lo que no podemos cambiar".

The New York Times

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.