"El ataque que sufrió refuerza a Berlusconi"

El sociólogo Luca Ricolfi opinó que ese hecho no hizo más que aumentar su popularidad
(0)
20 de diciembre de 2009  

ROMA.- Luca Ricolfi, sociólogo turinés, fundador del Observatorio Político del Nordeste, autor de varios libros y editorialista político de La Stampa , no tiene dudas: la agresión que sufrió Silvio Berlusconi el domingo pasado en la plaza del Duomo no ha hecho otra cosa que aumentar su popularidad.

"Es claro que el ataque que sufrió refuerza a Berlusconi. ¿Hay alguien que diga lo contrario? Ya hay sondeos que señalan un debilitamiento de la oposición y un fortalecimiento del gobierno y, en especial, de Berlusconi", dijo Ricolfi, docente del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de Turín, en una entrevista con LA NACION.

-Berlusconi suele considerarse víctima de una persecución judicial. ¿Ahora se presentará también como víctima de una campaña de odio?

-No creo. Muchas personas comenzarán a reflexionar sobre el clima de odio a priori que ha instaurado en Italia hacia la persona de Berlusconi parte de la opinión pública. Creo que él sale fortalecido por el hecho de que comenzamos a preocuparnos de las consecuencias de este clima, que no fue creado sólo por la izquierda, sino también por Berlusconi... Pero no creo que nadie piense que él es un perseguido, sino que la campaña de difamación en su contra fue excesiva.

-¿En qué sentido?

-Ya antes del atentado, Berlusconi salió fortalecido por la declaración de Spatuzza [Gaspare, el mafioso arrepentido], que el 90% de los italianos consideró totalmente inverosímil. Si me dicen que Berlusconi corrompió a jueces en el caso del abogado británico David Mills, no puedo descartarlo. Pero si me dicen que fue el que ordenó las bombas de 1992 y 1993 y de los asesinatos de los jueces antimafia Giovanni Falcone y Paolo Borsellino, pienso que es muy improbable. Las acusaciones a Berlusconi se han vuelto tan inverosímiles que también las que son verosímiles son menos creíbles que antes.

-¿Qué cree que sucederá ahora en el panorama político?

-No va a pasar nada, como siempre pasa en Italia. Volverá a comenzar todo como antes; habrá peleas, una invitación del presidente Giorgio Napolitano a bajar los tonos; todos dirán que quieren hacerlo, pero que tienen que comenzar los otros. Es una comedia a la que asistimos desde hace quince años.

-¿Entonces sigue la comedia?

-Creo que no cambiará nada porque veo que sigue habiendo una descripción de la sociedad italiana apocalíptica, trágica. Pareciera que somos un país en el que no hay libertad de prensa, con una corrupción espantosa, en la que el gobierno ayuda a la mafia; en la que se quiere pisotear a la Constitución y darle poderes dictatoriales al premier.

-¿Son afirmaciones exageradas?

-Son afirmaciones que no tienen fundamento. Si hablamos de la Constitución, se pueden criticar las intenciones de Berlusconi. pero no existe ninguna propuesta de su parte que configure el pasaje a una república en la que el jefe de gobierno tiene demasiado poder. Claro que hay cosas para criticar, pero no es evidente que Romano Prodi (2006-2008) haya gobernado bien. Si uno analiza las estadísticas, es difícil establecer que Berlusconi haya gobernado peor. Entonces, decir que ha destruido el país es cualquier cosa. La descripción que se hace de la situación es facciosa; no es un análisis. Por eso, pienso que este período de la historia de Italia será recordado no como el del "berlusconismo", sino del "antiberlusconismo".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.