Crisis. El autogolpe abre grietas en el chavismo y crece el rechazo regional