El avance jihadista en Irak pone en guardia a la Casa Blanca

Los islamistas del EIIL combaten ya cerca de la capital; Obama podría desplegar drones para frenarlos
(0)
13 de junio de 2014  

BAGDAD.- La fractura de Irak se agudizó ayer , después de que las milicias jihadistas del Estado Islámico en Irak y en Levante (EIIL) tomaran nuevos enclaves a 90 kilómetros de Bagdad, después de haber controlado casi todo el norte del país. El avance islamista llevó al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a anunciar que estudiará "todas las opciones" para neutralizar la ofensiva relámpago de los insurgentes.

Comandados por Abu Bakr al-Baghdadi, al que Washington considera ya el nuevo Osama ben Laden, los jihadistas del EIIL -una escisión de Al-Qaeda- tomaron el lunes Mosul, la segunda ciudad de Irak, y prosiguieron su imparable avance hacia el Sur , ante la desbandada de las fuerzas gubernamentales. Uno tras otro, fueron cayendo los principales enclaves en la ruta hacia Bagdad. Tras la caída de Tikrit, a los islamistas sunnitas sólo se les resistió Baiji, la principal refinería de Irak.

Medio millón de personas huyeron de Mosul y otras localidades norteñas ante el avance de los jihadistas y la respuesta de las tropas gubernamentales, que bombardearon algunas posiciones rebeldes.

Ayer, mientras los jihadistas ocupaban dos sectores estratégicos en Diyala -provincia limítrofe con Bagdad-, al gobierno del chiita Nouri al-Maliki, aliado de Estados Unidos, le surgía un nuevo frente militar en Kirkuk, una ciudad petrolera del Norte que fue ocupada por los "peshmergas", las fuerzas de seguridad del Kurdistán autónomo iraquí.

Al-Maliki, que ha calificado de "conspiración" la caída de las provincias del Norte en manos jihadistas, recibió también un revés político. El Parlamento rechazó instaurar el estado de emergencia en el país, debido a la falta de quórum.

Diputados sunnitas y críticos del primer ministro se ausentaron del Parlamento para bloquear la iniciativa del gobierno. Al-Maliki pidió a todas las tribus que colaboren con las fuerzas de seguridad para formar unidades de voluntarios y combatir a los insurgentes.

Los islamistas del EIIL combaten ya cerca de la capital; Obama podría desplegar drones para frenarlos
Los islamistas del EIIL combaten ya cerca de la capital; Obama podría desplegar drones para frenarlos Fuente: AP

Los jihadistas, que desde enero pasado ya están presentes en ciudades importantes del país, como Fallujah, parecen dispuestos a controlar todo el país. Uno de sus líderes, Abu Mohammed al-Adnani, llamó ayer a los insurgentes a entrar en Bagdad y criticó a Al-Maliki por "incompetente", según una grabación divulgada por redes islamistas.

Estados Unidos, cuyas fuerzas militares abandonaron Irak a fines de 2011, insistió ayer en que no permitirá la caída del gobierno de Al-Maliki. "Irak necesitará más ayuda de Estados Unidos y de la comunidad internacional", dijo Barack Obama. Y añadió: "Nuestro equipo de seguridad nacional estudia todas las opciones; no descarto nada porque nos jugamos mucho a la hora de asegurarnos que los jihadistas no se vayan a asentar ni en Irak ni en Siria".

Entre esas opciones, funcionarios norteamericanos explicaron que se podrían efectuar ataques con drones (aviones sin piloto), al estilo de los que se llevan a cabo en Paquistán. Jay Carney, vocero de la Casa Blanca, descartó el envío de soldados a Irak. "No contemplamos poner tropas en el terreno", dijo Carney.

Rusia estimó que el avance de los rebeldes islamistas en Irak amenaza al país e ilustra "el fracaso total" de la intervención militar norteamericana y británica para derrocar a Saddam Hussein. "Se ha perdido el control definitivamente", dijo el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov.

Apoyo iraní

Mientras Estados Unidos estudia su estrategia militar, Irán, una teocracia chiita, parece decidido a apoyar al gobierno de Al-Maliki. El presidente Hassan Rohani dijo que Teherán "luchará contra la violencia y el terrorismo" de los rebeldes sunnitas, aunque no dio detalles sobre ese apoyo.

Según el diario The Wall Street Journal, el régimen de los ayatollahs ya ha desplegado en Irán unidades de la Guardia Revolucionaria para contrarrestar el avance de los jihadistas. Dos batallones de las llamadas fuerzas Quds (combatientes de elite de la Guardia Revolucionaria) estarían ya apoyando al gobierno de Al-Maliki para la reconquista de Tikrit, donde ayer se entablaron duros combates.

El diario agregó que las fuerzas iraníes estarían desde hace tiempo operando en Irak y ayudando en tareas de seguridad en Bagdad y las ciudades santas chiitas de Najaf y Kerbala.

El EIIL, cuyos milicianos llevan tiempo luchando en Siria, cuenta con el apoyo de las tribus antigubernamentales y de un sector de la minoría sunnita, que se siente marginada por los chiitas que, con Al-Maliki al frente, controlan todos los resortes del poder en Irak.

Según observadores internacionales, ex miembros de los servicios de seguridad del ex presidente Saddam Hussein, derrocado por la invasión norteamericana en 2003 y ejecutado después, también forman parte del EIIL.

Por otra parte, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas condenó ayer los "actos terroristas" cometidos por los milicianos jihadistas en Irak, y pidió un "diálogo urgente" entre todas las partes.

Agencias AP, AFP, EFE y Reuters

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.