El burkini, de moda: tras el veto, aumenta sus ventas