El calor calcina a Europa y dispara nuevos récords