El calor extremo aviva los incendios en Australia y declaran estado de emergencia