El canciller alemán ganó el voto de confianza del parlamento