Brasil. El candidato de Lula se quedó con San Pablo