El "caníbal de Rotenburgo" está en su sano juicio, según peritajes