El cerco informativo, nuevo rival de Capriles

Daniel Lozano
(0)
24 de noviembre de 2013  

CARACAS.- Cuando el líder opositor Henrique Capriles más apretaba con su discurso, lanzando duras diatribas contra el gobierno, Globovisión pasaba un programa de moda. En los informativos previos del que fuera el único canal crítico con el gobierno, las 335 protestas diseminadas por el país no encontraron lugar entre los titulares del día.

A esa misma hora, los sitios de noticias más poderosos y más seguidos en Venezuela cerraban los ojos o tenían la mirada perdida. Y ni una sola radio, según periodistas locales, daba la jornada en vivo. Las apuestas informativas se centraban en la ofensiva económica del gobierno, las superrebajas socialistas y las andanzas de los candidatos revolucionarios para las elecciones municipales del 8 de diciembre. Incluso en el cumpleaños de Nicolás Maduro .

"Desconocer un fenómeno de masas tan importante o más que el chavista es negar la existencia de la mitad y algo más del país", denunció vía Twitter Roberto Giusti, uno de los periodistas más prestigiosos de Venezuela.

Una protesta convertida en semiclandestina por obra y gracia del blackout informativo que el chavismo, día tras día, montó en torno a la oposición. Y más específicamente contra Capriles, convertido en el principal objetivo del cerco comunicacional.

"Medios televisivos, impresos y radiales están siendo censurados por el gobierno nacional para no dar a conocer la nueva cruzada que estamos realizando por el país. Les pido a los periodistas honestos que continúen luchando por la libertad de expresión e información", reclamó.

A Omar Lugo, un periodista honesto, le costó la cabeza seguir siéndolo. El cesado director del diario El Mundo, Economía y Negocios fue sentenciado a dejar su cargo por el propio presidente Maduro debido a un título de tapa. "A mí alguien del gobierno me mandó a decir que me portara bien", explicó el periodista al Diario de Caracas. "El periodismo en Venezuela está siendo limitado por el poder y por personas que no aceptan críticas y ni siquiera preguntas incómodas", agregó.

El reto electoral del 8 de diciembre se vuelve así mucho más complicado para la oposición. El gobierno no sólo cuenta con el inmenso poder económico del petróleo, también tiene la fuerza mediática. El mensaje de la oposición no llega a todo el país; en cambio, el del gobierno se repite a toda hora y en todos lados. Maduro comparece varias horas al día en los canales públicos desde que decretó la ofensiva cívico-militar contra comerciantes y empresarios, que se tradujo en decenas de arrestos y en rebajas de precios por decreto. Y también todos los días sale en cadena nacional. El motivo de ayer: conversar con la nueva directiva del Metro de Caracas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.