El cerebro del ataque al consulado de Benghazi llegó a Washington

Ahmed Khattalah será juzgado por el asesinato de cuatro diplomáticos en 2012; podría ser condenado a pena de muerte
(0)
29 de junio de 2014  

WASHINGTON.- Once días después de su captura, el presunto cerebro del ataque contra el consulado norteamericano en Benghazi, en septiembre de 2012, llegó ayer a Washington para ser juzgado, con cargos que podrían suponerle la pena de muerte.

Ahmed Abu Khattalah, líder y fundador de la agrupación terrorista islámica libia Ansar al-Sharia, fue trasladado a un juzgado del tribunal federal del distrito de Columbia, donde enfrentará el proceso judicial por el ataque en el que murieron cuatro norteamericanos, entre ellos, el embajador en Libia, Chris Stevens.

El sospechoso, que había sido capturado en una operación secreta en Libia, fue a trasladado a Estados Unidos en un buque, donde fue interrogado por funcionarios de inteligencia. Khattalah está acusado de asesinato, portación de armas y ofrecer ayuda material al "terrorismo", según los cargos presentados por los fiscales federales. Los cargos se basan en testimonios de funcionarios libios y testigos que señalaron que Khattalah participó del atentado de 2012.

El ataque, que se produjo en el undécimo aniversario de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001,puso en aprietos a la Casa Blanca y desató un profundo debate sobre las medidas de seguridad en las sedes diplomáticas norteamericanas en el mundo.

La oposición republicana criticó a la entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton, por no haber reconocido a tiempo las amenazas en el país africano. Por su parte, la Casa Blanca acusó a los republicanos de politizar una tragedia nacional.

El traslado del supuesto terrorista a Washington es un paso importante para la administración de Obama, que fue acusada también de actuar con demasiada lentitud para capturar a los atacantes.

Las autoridades no aclararon cuándo comenzarán las audiencias en el proceso judicial contra Khattalah, a quien el gobierno se negó a trasladar a la prisión para sospechosos de terrorismo en Guantánamo (Cuba), pese a las peticiones de muchos republicanos.

El proceso en un tribunal en Washington refleja la posición del gobierno de Barack Obama de juzgar a los sospechosos de terrorismo en el sistema penal.

Los republicanos sostienen que los sospechosos de terrorismo no merecen las protecciones legales acordadas por un tribunal norteamericano, pero el gobierno considera que la justicia no militar es más justa y eficiente.

Tras la captura de Khattalah, Obama prometió que caería sobre él "todo el peso del sistema de justicia norteamericano". El Departamento de Justicia dejó abierta la posibilidad de añadir más cargos.

Agencias AP, AFP y EFE

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.