Más mito que realidad / Nota III de IV. El Che, un megalómano con ansias de poder