El Congo se acerca al fin de una guerra civil de más de 15 años

Los rebeldes anunciaron el alto el fuego; el ejército dijo que logró derrotarlos
(0)
6 de noviembre de 2013  

KINSHASA.- Los rebeldes del Movimiento 23 de Marzo (M23) anunciaron ayer el cese de las hostilidades en la República Democrática del Congo y se manifestaron dispuestos al desarme y la desmovilización, lo que supondría poner fin a más de 15 años de guerra civil en el país más grande del África subsahariana.

A través de un comunicado, el M23 expresó su voluntad de "poner fin a la rebelión y proceder, con medios políticos, a la búsqueda de una solución de las causas profundas que llevaron al nacimiento del movimiento".

La guerrilla -surgida el año pasado del amotinamiento de ex rebeldes integrados en el ejército nacional tras un acuerdo de paz- señaló en el comunicado que está preparada para el desarme y la reinserción en la sociedad, "en las modalidades que sean decididas por el gobierno".

El líder del M23, Bertrand Bisimwa, dio por concluida la rebelión y anunció su voluntad de volver a la mesa de negociaciones con el gobierno de Kinshasa.

Tras la toma de la ciudad de Goma, en noviembre del año pasado, organismos internacionales convocaron a una conferencia de paz en la zona, lo que dio pie al inicio de un proceso de negociación entre los rebeldes y el gobierno. Hace dos semanas, las conversaciones quedaron suspendidas y el ejército lanzó una ofensiva militar de gran alcance.

Los residentes de Goma expresaron un optimismo cauteloso de que el anuncio del cese de hostilidades podría estabilizar la ciudad, de un millón de habitantes, muy deteriorada por la acción de varias milicias insurgentes. "El hecho de que hayan bajado los brazos y hayan dejado de pelear es algo bueno. Estamos liberados, pero no estoy segura de que sea el fin del M23", dijo Diane Wamahoro, una habitante de Goma de 20 años.

Ayer, previamente a la declaración pública de cese del fuego de los insurgentes, el ejército congoleño anunció que había derrotado militarmente al M23.

El ejército informó que los últimos combatientes del M23 fueron expulsados anteanoche de sus dos posiciones en las montañas de la región de Kivi Norte, fronterizas con Ruanda y Uganda, donde operaba la guerrilla. Esa provincia, rica en recursos naturales, es un foco histórico de múltiples rebeliones, que han desestabilizado la República Democrática del Congo desde hace más de 20 años.

Kivu Norte fue epicentro de la gran guerra africana de 1998 a 2003, e involucró a decenas de países en el conflicto congoleño. Desde entonces, varios grupos rebeldes no han dejado de agitar el oriente del Congo y de amenazar la estabilidad regional.

Tras el anuncio del M23, el vocero gubernamental, Lambert Mende, declaró que el presidente Joseph Kabila no firmará un acuerdo de paz con los rebeldes hasta que no se compruebe sobre el terreno que la milicia ha abandonado definitivamente la lucha armada.

R. D. Congo

  • Un país en crisis permanente

    Según el Índice de Desarrollo Humano de 2013, es una de las naciones más pobres del mundo; pese a que cuenta con enormes recursos naturales, los continuos conflictos bélicos provocaron la ruina del país
  • Agencias AP, AFP y EFE

    MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.