El Congreso limita el poder de Clinton para enviar tropas